Platillos yucatecos únicos, una experiencia en servicio y calidad contrastada en los alimentos son las señas de identidad del Restaurante Colonos, que durante 50 años se ha mantenido como una de las preferencias de los comensales.

En una plática con Juan Carlos Puigserver Correa, director general del Restaurante Colonos, nos cuenta que el restaurante pertenecía a su abuelo, Juan Puigserver Cazola, quien en 1969 decide poner el negocio al darse cuenta de que en la colonia Alemán, donde él vivía, no había un lugar al cual acudir con su familia o amigos para pasar una rato ameno.

“Mi abuelo se sentaba todos los días en el parque de la Alemán con sus amigos y conocidos de la colonia y se daban cuanta de que no existía un concepto para platicar y comer mientras tomaban una cervecita; así que invirtió en un restaurante”, comenta Juan Carlos, quien desde los 12 años también ayudaba a su abuelo los fines de semana para poder ganar un poco de dinero.

“Mi papá, Juan Puigserver Solís, me ponía de barman o de ayudante de cocina en el restaurante, y así fue como aprendí el negocio. Así hemos seguido hasta el día de hoy, por herencia y gusto al giro restaurantero”, añade.

Si bien todo lugar cuenta con tropiezos, hay que saber superar los retos y salir adelante; así han sabido hacer en Colonos, especialmente hace 27 años cuando un incendio destruyó lo que con muchísimo esfuerzo el señor Puigserver Cazola había construido para patrimonio de su familia.

“En 1992 se incendió uno de los cines más famosos de Mérida, el ‘Cine Maya’, ubicado a un costado del restaurante. Este incendio también arraso con ‘Colonos’, pero gracias a su éxito y el auge con el que ya contaba el lugar, se reconstruyó con gran rapidez, cambiando la palapa con la que contaba por una construcción más moderna”, nos cuenta Juan.

En la actualidad, uno de los retos a los que se enfrenta el concepto es mantenerse siempre en el gusto de las personas; esto, ante la gran variedad de lugares que hoy día existen en Mérida.

“Vivimos en épocas donde hay muchas modas que van y vienen, tanto de comida como de bebidas; y ahora existen muchísimos más restaurantes por todas partes. Siempre tratamos de innovar para nuestros clientes sin perder la esencia del servicio, comida y ambiente que caracteriza a Colonos”, comenta.

Sin embargo, saben que van por buen camino, ya que mucha gente se acerca a ellos para felicitarlos por las cosas nuevas que van implementando con el tiempo. De esa manera, los mismos clientes recomiendan a sus familias y amigos visitar Colonos. “Es bonito que la gente que hace años viene o vino alguna vez a Colonos se acerque y te felicite. Las malas críticas hacen que siempre haya cosas por mejorar. Eso tratamos, complacer y mejorar para los clientes”, añade.

Sin duda, la importancia de escuchar a los clientes y tratar de que se sientan como en casa es lo que ha caracterizado a Colonos y permitido quedarse en el gusto de las personas durante tantos años.

“Creo que a colonos lo caracterizan dos cosas fundamentalmente: el servicio de nuestros meseros y mantener el sabor de las comidas que son del gusto de los meridanos”.

Hace tres años, Colonos sufrió una remodelación con un objetivo claro: tener una imagen más moderna y agradable. Por ello, se han hecho varios ajustes al modelo original, pero siempre pensando en la comodidad de los comensales y sus familias.

Una de las curiosidades del Restaurante Colonos es que fue pionero en la introducción de juegos infantiles para que los más pequeños también pudieran sentirse a gusto en sus instalaciones. Así, el disfrute familiar y la buena calidad de la comida hacen que este lugar sea uno de los favoritos.

“Colonos es un restaurante bar familiar donde ponemos música tranquila para la que la gente pueda ir a conversar con su familia y amigos mientras degustan una cervecita y una botanita, así como un rico platillo yucateco”, comenta Juan.

Sobre la sazón que tienen, las cocineras del lugar llevan más de 20 años haciendo platillos exquisitos y saben que los clientes del restaurante son muy exigentes en cuanto al sabor y la calidad. Los alimentos frescos y el esmero en su elaboración son las claves de que durante tantos años, la comida haya sido la joya de la corona.

Si bien para Juan Carlos Puigserver Correa encontrar el equilibrio entre la vida profesional y familiar es un poco complicado, pues su trabajo es muy demandante, logra combinarlos perfectamente y pasa tiempo con su familia, la cual es parte ya de su equipo.

“Actualmente cuento con dos restaurantes más de mariscos, y abriremos una sucursal de Colonos. Creo que es saber que hay tiempos para todo y delegar actividades al igual que controles de calidad en la áreas. Y con la familia tengo la fortuna de que les encanta el tema restaurantero, así que están metidos igual en esto y los veo mucho por el mismo tema”, nos cuenta.

Como adelanto de los próximos proyectos para el restaurante, avisa que abrirá una sucursal en Altabrisa, más concretamente en la plaza Victory.

Ahora no habrá ningún pretexto para no visitar colonos, un lugar diferente, pero siempre con el mismo sabor que lo ha caracterizado.

Contacto

Dirección: Calle 21 entre 24 y 26 de la colonia Alemán justo enfrente del parque del alemán

Horario: Lunes a Viernes de 12:00 pm a 6:30 pm  y Sábados y Domingos de 8:00 am a 6:30 pm

Reservaciones: 9 27 08 34

Instagram: restaurantecolonos

Facebook: restaurantecolonos

1 / 7