Para Hugo Pérez “El Cojo Feliz” la comedia va más allá del aplauso del público; se trata de aportar algo a la sociedad mientras vive su más grande pasión. Hace unos días presentó su show de “stand up” en la ciudad y esto fue lo que nos contó.

La vida de “El Cojo” cambió totalmente en 2010 luego de que, tras una cirugía de rodilla que afectó de forma permanente su movilidad, descubrieron que tenía cáncer. Afortunadamente, después de un tiempo superó la enfermedad. “Cuando conocí el género escuché que decían que el ‘stand up comedy’ se trata de gente que platica su vida, cómo han pasado sus problemas, defectos y se burlan de todo eso. Entonces pensé: creo que puedo tener algo interesante que decir”.

En estos seis años y medio en los que se ha dedicado a la comedia, Hugo ha tenido grandes oportunidades como estar en la “Diablo Squad” de Franco Escamilla y abrir su show, participar en el Roast de Héctor Suárez para Comedy Central y presentarse en la Carpa Casa Comedy en el Vive Latino 2017.

Sobre su show actual, comenta que abarca temas políticos, pero también está la parte interna en la que habla sobre su lucha contra el cáncer, todo desde el punto de vista cómico. “Me gusta jugar con la ironía y la realidad, y presentarlo de una forma distinta”, asegura. Es precisamente por la posibilidad de ser él mismo por lo que disfruta tanto del “stand up”, género que da la apertura para ser honesto, pues “entre más honesto eres en este género, más chistoso puedes llegar a ser”.

Pero según las vivencias de “El Cojo” para ser tan directo también se requiere responsabilidad. “Yo procuro no hacer humor negro del que no sea parte, sin embargo, humor negro de vivir con cáncer o de tener una discapacidad… eso sí lo puedo hacer porque es muy mío, es desde mi punto de vista y así no hay manera de que me censuren”. Por ello, el originario de Chimalhuacán, Estado de México, aconseja ser honesto con uno mismo para no lastimar a nadie con la comedia.

Sigue en el camino

La comedia es un género donde la risa es la protagonista, aunque Hugo cuenta que entre los principales retos se encuentra “tratar de digerir que a los demás les está yendo mejor, pero puedes salir rápido si te das cuenta que justamente hay 30, 50 o 100 personas en otro Estado que están dispuestos a pagar y modificar su día con la idea de ver a ‘El Cojo’. Es lo que me cura de ponerme a pensar en cómo les está yendo a los demás y mejor pensar en la gente que sí está”.

Asegura que cada día se siente mejor con la comedia que está haciendo y cada vez se encuentra más cerca del lugar en el que quiere estar con respecto a su carrera. “Si ‘El Cojo’ existe es porque Hugo ama la comedia. Hugo es quien trabaja para hacer un pequeño cambio”, plantea.

Cuenta que el haber superado el cáncer le ayudó a valorar las situaciones, entonces procura no tomarse en serio cosas que no valen la pena y, por el contrario, “valorar las cosas que realmente tienen importancia, ser un poco más humilde y tener la conciencia de que todo puede terminar en cualquier momento”. Por ello mismo es que trata de vivir los días siendo fiel a sí mismo y a lo que le gusta hacer. “Si me muero mañana al menos hice lo que quería hacer e hice algo distinto. Mi mayor meta sería que mi paso por esta vida sea positivo y si mi manera de cambiar el mundo es alegrarles una hora la vida a las personas creo que es un gran camino y estaré satisfecho de haber existido en algún momento”.

Por lo pronto, “El cojo feliz” se enfoca en su próxima gira con los comediantes el “tío Rober” y “El chaparro” Salazar. Además, tiene un programa de YouTube en el que cada domingo presenta monólogos sobre los temas de la semana, así como un programa de radio, prueba de que, como él mismo asegura: “El Cojo” no va a parar.

1 / 7