El verano es una temporada en la cual se pueden usar prendas más casuales y frescas, es la temporada en donde la ropa formal pasa a segundo grado pero esto no significa que tengas una imagen fachosa y desalineada, siempre hay que verse impecables y estar presentables, tener un estilo que te distinga, es otra de las cosas que no debemos olvidar. Para este verano la ropa casual es la respuesta a este dilema entre estilo y buena apariencia. Los sacos casuales, ligeros y desestructurados (esos que no tienen forro ni hombreras) son la solución.

Los sacos casuales, puede ser tan ligero como una camisa y muy versátil como una polo es cuestión de elegir uno en materiales y colores de temporada, un ejemplo podría ser el infalible saco gris neutro que va con todo, desde camisas básicas, a rayas, cuadros, lisas etc. Otra ventaja de los sacos casuales es que si se arrugan no importa, porque no se ven mal, simplemente toman una apariencia más desenfadada.

Los sacos casuales son aptos para toda ocasión y la tendencia actual es ponerte cualquiera, sin preocuparte si “combina” lo importante es como lo llevas y lo luces, si decides usar bermudas, shorts, jeans o pantalón esta super permitido. Con un saco casual continúa la vibra relajada pero sube el nivel del atuendo, así que no tengas miedo ¡atrévete!

1 / 34




*Imágenes: www.gq.com.mx y google