Jerónimo García Cabral es el único yucateco en el Cirque du Soleil JOYÀ y desde 2002 es parte de la compañía circense de Montreal, Canadá.

Su gusto por la gimnasia y la inspiración por la película “Rocky 4” le llevaron a iniciar una carrera de forma deportiva, que poco a poco se fue tornando más hacia lo artístico.

Jerónimo tiene una historia completamente distinta a cualquier otro artista circense, pues no empezó desde pequeño, sino que fue hasta los 25 años de edad cuando descubrió su verdadera pasión. Además, es completamente autodidacta.

Anteriormente había trabajado como extra y hecho comedia musical, teatro infantil, novelas, comerciales de televisión, entre otras cosas. “Mi mamá siempre bromeaba con que quería escaparse con el circo, yo creo que ella puso esa semillita y ahí empezó la magia”, platica en entrevista desde su camerino.

Fue en 2002 cuando supo que el Cirque du Soleil llegaría a México y tendrían audiciones. Sin pensarlo armó su demo en un casette VHS y se coló hasta la oficina para poder entregarlo; él pensaba que buscaban artistas, pero en realidad las vacantes eran para vendedores.

“Cree mi oportunidad y dos semanas después me llamaron por teléfono, me querían hacer una audición”. Su primera participación en Cirque du Soleil fue en el show de “Zumanity” en Las Vegas, donde estuvo seis años y completó un total de 6,000 presentaciones.

Desde hace cuatro años, es parte de JOYÀ, el único show residente de Latinoamérica con un espectáculo multisensorial que te permite disfrutar a más de 40 artistas en escena, así como una experiencia gastronómica única en su estilo.

Ahí comparte escenario con su esposa, Jessica Ritchie, en un acto de patines inimaginable, que fue creado en su totalidad por ellos. Además, tiene un acto en solitario en el que realiza acrobacias a 10 metros de altura.

La trayectoria de Jerónimo se puede resumir en una de sus frases: “Cuando la oportunidad se topa con la preparación es algo que mucha gente llama suerte”.

Pero no es la suerte la que lo mantiene activo y con gran energía a sus casi 45 años de edad, sino que es la consistencia, determinación, enfoque, así como una gran pasión por el ejercicio.

A la par de su vida en los escenarios, Jerónimo se ha preparado como entrenador profesional y cuenta con 12 certificaciones en fitness a nivel internacional.

Es por eso que está desarrollando un sistema de Health & Fitness, del que ya tiene 60 rutinas de ejercicio las cuales aplica en su vida diaria. “Me gusta ir probando de todo, cuando veo una técnica nueva la pruebo y esa es la manera en la que me he mantenido fresco y lejos de las lesiones en general”, detalla.

Aunque ser artista de una de las mejores compañías circenses a nivel mundial podría implicar mucha disciplina y un entrenamiento riguroso, para Jerónimo se ha convertido en un estilo de vida y ni siquiera es algo que ve como un trabajo. “He creado el hábito de mantenerme saludable y ya no lo veo como un sacrificio. A mí me encanta mi tiempo en el teatro, es como mi hobbie. Cuando estoy ahí me desconecto de todo y me dedico a lo que me gusta”.

En sus tiempos libres se dedica a su esposa Jessica y su hijo, Arian, con quienes disfruta realizar distintas actividades como hacer ejercicio o leer. Además, se dedica a crear contenido para sus redes sociales, en las que busca compartir su pasión por el ejercicio y ayudar a otros para mejorar su estilo de vida.

Jero radica en la Riviera Maya, sede de JOYÀ, pero aprovecha cualquier oportunidad para “escapar” a Mérida y visitar a su familia y amigos.

Algo que suele extrañar de su ciudad natal es la comida yucateca que tanto le gusta. “Esa variedad y combinaciones no existen en otro lado; ¿dónde está i mi puchero, mi potaje? eso sí no lo puedo tener aquí; me encanta comerlo pero no tengo paciencia para prepararlo”, dice entre risas.

Le gusta inspirar

Jerónimo se siente muy orgulloso y afortunado de que aunque han pasado 17 años desde que se integró a Cirque du Soleil aún se mantiene el interés en su trabajo y es invitado a programas de televisión, radio y periódicos para contar su historia con la que busca inspirar a más personas. “Todo se puede, solo hay que tener muy claras las metas y al menos un plan de cómo seguirlas. Sepan que el camino para lograr sus sueños no es uno que se divide en éxito y fracaso. Sonrían mucho y recuerden que pequeñas acciones positivas y bien enfocadas les cambiarán la vida”.

Contacto vía redes sociales

Instagram: @trainwithjeronimo

Youtube: Train With Jerónimo

Facebook: trainwithjeronimo

1 / 7