“Matar o morir”, es una película llena de acción protagonizada por Jennifer Garner en el papel de Riley North, la cual trata temas muy actuales como la justicia, corrupción y el narcotráfico. Su estreno nacional es hasta el 23 de noviembre, pero puedes ser uno de los afortunados que la vean antes; solo tienes que participar hoy en la dinámica de nuestra cuenta de Instagram y así ganar uno de los 10 pases dobles para ir a la premiere del 20 de noviembre en Cinepolis Altabrisa.

La trama muestra cómo de un momento a otro la vida de Riley North cambia por completo, pues tras una oferta de trabajar junto a un peligroso cartel se convierten en víctimas del negocio. Lo que parecía una tranquila cena de cumpleaños termina en el asesinato de su hija y esposo, mientras que ella queda en coma y con pocas posibilidades de sobrevivir. Una vez que despierta en el hospital, comienza un proceso judicial contra los culpables y al no resultar de forma favorable, Riley decide prepararse fuertemente y comenzar a hacer justicia con sus propias manos.

Además de tener escenas cargadas de acción, lo atractivo del filme es ver la dramática transformación de la protagonista que pasa de una mujer común con una vida cotidiana junto a su familia a una justiciera que no tiene temor a nada.

El elenco se complementa con las actuaciones de John Ortiz, John Gallagher Jr, Juan Pablo Raba, Annie Llonzeh, Jeff Hephner, Pell James y Cliff Smith bajo la dirección de Pierre Morel.

“Estaba buscando una película de acción enfocada en mujeres y la idea de este proyecto me resultó convincente. Para mí, todo pasa por el viaje emocional, no hay motivo para la acción si no hay una motivación emocional que la impulse”, declaró el director para las notas de prensa.

“Me encantó que fuera una historia original. Nunca tuve la oportunidad de explorar ese tipo de necesidad visceral de defender o proteger a mi familia en una película, pero el concepto era algo con lo que podía conectarme fácilmente”, añadió la actriz Jennifer Garner. El proyecto le llegó en el momento de su vida perfecto, ya que al ser madre de familia fue fácil dotar de sentimiento y realismo a su personaje.

Para el director era primordial que la protagonista hiciera todas sus escenas de acción logrando tomas muy estilizadas y sofisticadas; es por eso que Jennifer Garner mantuvo un régimen de entrenamiento intensivo con entrenadores de pesas, Krav maga, boxeo y un estilo de preparación y coreografía basados en la danza. Además, estuvo conviviendo con miembros de la marina para perfeccionar su fluidez y táctica con las armas. “Necesitaba trabajar en el boxeo porque no había peleado en mucho tiempo, así que lo hice todos los días acompañada por un entrenador. Varias horas practicaba coreografía de boxeo, patadas y acción. En cuanto a las armas tenía un conocimiento básico pero necesitaba volver a empaparme del tema”, confesó la actriz.

El rodaje se realizó en Los Ángeles mostrando desde los barrios alegres y más familiares para el inicio de la cinta hasta los rincones más oscuros y plagados de delincuencia. La mayoría de las grabaciones se realizó de noche con la recreación del “Skid Row”, un barrio famoso por albergar a la mayoría de indigentes de California.

La historia busca que el espectador pueda hacer una reflexión y debatir en la diferencia entre la venganza y la justicia, siendo un tema interesante y a la vez complicado de explorar. “Riley está llevando al cabo una forma de justicia que la real no le proporcionó, debatir si es bueno o malo es parte de lo que lo hace atractivo”, finalizó Morel.

1 / 7