ArtMafo

Textura y contraste

Sueños, metas, técnicas y experiencias fueron algunos de los temas, de los cuales nos habló la joven artista María Fernanda Orcí
Por: Mike Peniche García / Fotos: Cortesía.

“Creo que mi estilo se basa en interpretar figuras realistas, pero con diferentes texturas, llenas de color y de contraste”

¿Qué se siente ser considerada por el Yucatán Country Club para una de sus exposiciones mensuales y cómo se dió la invitación?
La verdad es un gran halago y un honor poder exhibir mis obras en un lugar de tanto renombre y prestigio, jamás me imagine que a tan corto plazo se me presentaría esta gran oportunidad. Las palabras de mi representante fueron “¿Querías adrenalina? Pues ya la tienes, ponte a pintar” y de estar tranquila preparando una exposición para enero me tuve que convertir en espaldas desnudas, óleo, lienzos,
clavos, vinos, bocadillos, fotos, caña de pescar, tarjetas de presentación, invitaciones, video y mil cosas más. La preparación estuvo llena de emociones, esfuerzo y adrenalina.

Cuéntanos un poco de tu carrera. ¿Qué haz hecho aparte del arte? ¿Por qué empezaste a pintar?
Estudié Ingeniería Industrial, una carrera que a su manera requiere de mucha creatividad. Durante toda mi carrera trabajé en cosas totalmente diferentes; instructora de spinning, supervisora de ventas, administradora de una revista de negocios y finalmente como líder del proyecto de “Mejora Continua”. Las cosas dieron un giro cuando hace algunos meses me propuse hacer una pintura para mí y decidí hacerme un autorretrato. Para mi sorpresa, gracias a la difusión que puedes alcanzar con las redes sociales, me percaté de que a mucha gente le gustaba lo que había hecho y me empezaron a encargar muchas personas el suyo, de modo que no perdí la oportunidad.

Veo que te haz enfocado mucho a caras en tu carrera ¿Por qué? Y ahora en la exposición del Yucatán Country Club te vas a las espaldas ¿A qué se debe?
Las caras fueron resultado de mi primer autorretrato, disfruto mucho hacerlas y las seguiré pintando en la medida que las personas
me las encarguen. La idea de las espaldas se me ocurrió en una reunión de amigas en la que estábamos platicando de nuestros diferentes sueños, metas, ideas de la vida, miedos y frustraciones, de modo que decidí que quería hacer algo que motivara a las personas a echarle ganas a la vida y a disfrutar cada momento y esfuerzo, quería hacerlo de alguna forma en la que ellas pudieran participar y fue cuando tuve la idea de hacerlo pintando sus espaldas.