La batalla actual que se vive contra el COVID-19 no es una que se desenvuelva únicamente dentro de los hospitales. Cada uno puede poner de su parte para hacer de esta situación una de menor riesgo para todos, y no solo para los que están en nuestro entorno inmediato; la solución, simplemente, quedarse en casa.

Si las actividades que tienes por realizar no son esenciales, puedes evitar hacerlas o posponerlas; recuerda que tu seguridad y la de los demás deben ser lo primero. Pero, ¿por qué todo mundo dice que eso es lo correcto, que el auto-aislamiento es una medida primordial? ¡Aquí te contamos!

El nuevo coronavirus denominado COVID-19 actualmente afecta a más de 115 naciones debido a su veloz propagación, situación que pone en alerta a ciudadanos, autoridades y líderes mundiales, por lo que múltiple cantidad de medidas han sido tomadas con el fin de desacelerar el avance de esta pandemia, catalogada como tal por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Quedarse en casa es una de las medidas más eficaces para frenar, o por lo menos, moderar la transferencia o contagio del virus, esto combinado con el correcto lavado de manos de manera frecuente y mantener una distancia segura con las personas. Lo que quiere decir, que cualquier salida por motivos de ocio es innecesaria.

Hasta hace poco, las medidas en contra del COVID-19 estaban enfocadas en la eliminación de la transmisión; sin embargo, las cosas ahora son distintas debido al incremento desmesurado de casos en cuestión de tres meses. Las medidas de prevención se han endurecido y tienen como propósito aminorar la rapidez de transmisión de modo que, permanecer en casa es la solución ideal.

El objetivo de este auto-aislamiento es que el número de personas afectadas no se dispare en cuestión de días, como ha ocurrido con Italia o España, por mencionar dos países, lo que se traduce en intentar frenar, en la medida de lo posible, los contagios. La razón de ser de esta medida es el saturación de la capacidad de los centros hospitalarios, lo que es un problema grande puesto que es indispensable contar con los medios médicos y técnicos para proveer una atención adecuada.

Puede que haya gente que compare el COVID-19 con gripe, debido a que cuentan con mecanismos parecidos de transmisión, pero esto no significa que sean lo mismo. El coronavirus COVID-19 ha demostrado mayor letalidad y un nivel mayor de contagiosidad.

No te tomes a la ligera las medidas de prevención elaboradas para combatir esta pandemia; piensa que si se producen muchos casos al mismo tiempo podría colapsar el sistema sanitario. Es precisamente ahí donde recae la importancia de elegir quedarse en casa.

1 / 5