Maggie Richardi, ortodoncista y fundadora de la clínica dental The White Loft Specialized Dental Institute, se ocupa de tu salud bucodental de modo integral y personalizado, y convierte tu sonrisa en tu mejor carta de presentación. ¡Conoce a Maggie y su clínica!

Fundadora de la clínica dental The White Loft Specialized Dental Institute, Maggie destaca que su trabajo representa su pasión, pero también una gran responsabilidad. Para ella, su mayor logro profesional es la gratitud de cada uno de sus pacientes, quienes aprecian su esfuerzo y el de todo su equipo de trabajo en la clínica dental. La idea de fundar The White Loft Specialized Dental Institute surge con el objetivo de crear una propuesta diferente, que innove en el servicio de atención dental; sin embargo, su valor agregado es, definitivamente, el trato cercano y cálido:

“Lo que nos diferencia del resto es nuestro equipo de profesionales. Contamos con los mejores especialistas en cada una de sus áreas, con excelente formación en alta especialidad y actualización constante”.

— Maggie Richardi.

La elección del nombre del centro dental también tiene una particular historia: “The White” hace referencia a una sonrisa sana, saludable y blanca; “Loft”, a la importancia que tienen las instalaciones del lugar, ya que los tonos suaves y neutros crean una atmósfera de paz y tranquilidad; y “Specialized Dental Institute”, porque es un centro de formación, en el que se brindan cursos de actualización y educación continua, en el que participan reconocidos ponentes a nivel nacional e internacional.

En The White Loft se atiende a muchos pacientes, quienes van con un objetivo en común: mejorar la estética de su sonrisa para así poder recuperar su autoestima y confianza en sí mismos. “Me motiva ayudarlos a cambiar y mejorar aquello que no les gusta o con lo que no se sientan cómodos para que sean capaces de proyectar seguridad, alegría y felicidad”.

En cuanto a los retos a los que se ha enfrentado, la odontóloga comenta que emprender no ha sido un camino sencillo ni labrado por suerte. Su trayectoria profesional se basa en la ética de trabajo duro, lo que implica una formación constante para ser capaz de innovar y continuar con sus altos estándares de calidad. Para ella, ser su propia jefa es un trabajo continuo, algo que le convierte en responsable de la empresa, la marca y todos los colaboradores que forman parte de ella.

Finalmente, Maggie Richardi exhorta a todas aquellas mujeres que quieren emprender a hacerlo pensando en grande, teniendo claros sus objetivos y actuando con determinación ante los retos.

Tags :