Para este médico angiólogo, el que su profesión se encuentre aliada con la tecnología le llena de satisfacciones.

Responsabilidad, compromiso y honestidad son tres de los valores que le guían como persona y profesional. “¿Cómo decido emprender en el mundo de la medicina? Es algo complejo; empieza cuando al final de la preparatoria me toca decidir y tengo 17 años. Socialmente, los médicos son personajes muy respetados en 1999 y mis familiares confían en ellos como auténticos líderes de opinión.

“El romanticismo de la frase ‘Ser para servir’ y un curso de primeros auxilios en la Cruz Roja abren un panorama de oportunidad en mí. Al platicar con un amigo de mis papás, el ortopedista Jorge Fernández, fue que se advierte en mí la carga de responsabilidad y sacrificio que representan el ser médico. “Cuando al final de dicha plática me dice ‘vale la pena’ es que decido emprender el camino”, platica el doctor Pedro Córdova.

“Piter”, como lo conocen sus allegados, además de ser especialista en Angiología, se considera un “feliz jefe de familia, padre, esposo, amigo leal, líder moral y scout de corazón”.

La frase “dejar el mundo mejor de lo que encontramos” fundamenta parte de la filosofía de vida de este médico; para ello, rinde como muestra la profesión médica que desempeña: angiólogo, cirujano vascular y endovascular, así como ultrasonografista vascular. “La angiología es un área de la medicina que se encarga del estudio, prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la circulación. Se centra principalmente en problemas de tipo arterial, venoso y vasos linfáticos”, comenta el médico, y agrega que es una especialidad que ha crecido considerablemente en los últimos 15 años, ya que incluye a la tecnología en su evolución.

“En la actualidad, más del 80% de las enfermedades vasculares pueden atenderse a manera de corta estancia, hay procedimientos que hoy implican 8 horas de internamiento y convalecencia en domicilio al utilizar láser endovenoso para un tratamiento de várices, por ejemplo; las salas de hemodinamia y los quirófanos híbridos han hecho que el salvamento de extremidades se pueda realizar vía percutánea, es decir, con sólo un piquete, permitiendo que pacientes de mayor edad y con más enfermedades sean candidatos a un tratamiento antes de una amputación”, puntualiza.

Tocando el tema de las amputaciones, el Dr. Córdova centra su interés en el pie diabético, ya que es un tema que le llama mucho la atención. “Hoy se puede prevenir desde el inicio la enfermedad identificando deformidades tempranas que repercutan en lesiones por rozadura, comprobando alteraciones en los patrones de flujo arterial. Los tratamientos radicales, que implican amputación mayor por arriba o debajo de la rodilla ya no son tan necesarias.

Al no existir la prevención anticipada ya mencionada, se opta por el concepto de amputación menor funcional (dedos) complementada con reparación de tendones u osteotomías parciales, aunado a un gran arsenal de apósitos, parches y cremas para el manejo de las heridas”, relata.

Para este médico angiólogo, el paciente es primero, y cuenta con satisfacción que la versatilidad de la especialidad ha producido en su persona casos de éxito, como el lograr cerrar una úlcera que permaneció abierta por años en un tiempo de 2 meses. Pedro Córdova, un especialista comprometido con el bienestar de las personas, puntualiza acerca de la importacia de acudir con un experto: “Recomiendo a los lectores que acudan con angiólogos certificados por el Congreso Mexicano de Angiología y Cirugía Vascular. El grupo que se tiene en Yucatán es excelente, con grandes capacidades técnicas y muy prudentes en su toma de decisiones”, añade.

Ante la contingencia sanitaria por el COVID-19, el doctor comenta que se encuentra disponible para consultas online. “La tecnología en la comunicación se ha vuelto un gran aliado, ya que se puede hacer seguimiento fotográfico de las heridas, además de videollamadas y mensajes, todas son herramientas muy útiles para evitar el contacto innecesario. De manera presencial sólo estamos atendiendo patología aguda, dígase trombosis venosa o arterial y pie diabético, ya que en dichos casos el tiempo es determinante para su pronóstico”, agrega antes de que finalice la entrevista con Plan B.

1 / 5