Desde autos clásicos hasta carros modificados, la saga protagonizada por Vin Diesel y Paul Walker se caracteriza por impresionar a los fanáticos con sus máquinas y escenas de adrenalina pura. Con turbo potencia y carrocerías indestructibles, te presentamos los carros de Rápido y Furioso  que nos han cautivado a lo largo de sus tantas películas.

Carros de Rápido y Furioso

Muchos de los carros de Rápido y Furioso se han vuelto emblemas de la saga, por eso, te invitamos a conocer ocho de los más anhelados por los fans.

1.- Ford Mustang 1967

carros de rápido y furioso

En Rápido y Furioso: Reto Tokio el personaje de Sean Boswell condujo este magnífico Mustang 1967, modificado con el motor RB26DETT de 6 cilindros que antes perteneció a un Nissan Skyline modelo 2001. Todos los Ford Mustang utilizados en la producción de Tokyo Drift sobrevivieron y no fueron destruidos durante el rodaje. Los carros de Rápido y Furioso 3 empleados fueron construidos por Sean Morris, propietario de Toprank Imports.

2.- Mazda RX-7 1997

carros de rápido y furioso

Este Mazda protagoniza una increíble persecución callejera en “Fast and Furious: Tokyo Drift”. Aunque eventualmente es destruido, pasó a la historia por la estridencia de su color, diseño e increíble motor. El RX-7 negro y naranja conducido por Han Lue y tuneado al extremo guarda bajo el cofre una de las joyas más particulares de la industria automotriz: un motor rotativo biturbo de 276 caballos de fuerza.

3.- Toyota Supra Turbo 1995

carros de rápido y furioso

¿Sería posible que un Toyota haga comer polvo a un flamante Ferrari? Pues este Supra Turbo lo hace posible en la primera entrega de Rápido y Furioso. El fabricante de automóviles creó el modelo desde 1993 hasta 2002, equipado con un motor de 3.0 litros biturbo de 276 caballos de fuerza para Japón, y llevado hasta 320 para los modelos de exportación. En la película, Brian O’ Conner lleva un Supra Turbo destrozado al taller de Dominic Toretto, donde lo reconstruyen y lo dejan listo para la acción. Este auto es, posiblemente, el más icónico en la lista de los carros de Rápido y Furioso.

4.- Dodge Charger 1970

carros de rápido y furioso

La herencia familiar de Dominic Toretto (Vin Diesel) fue este Charger 1970 que destrozó en la primera película de la saga, pero gracias a los milagros de la mecánica regresó en las entregas 4 y 5. Su gigantesco motor V8 fue llevado hasta los 900 caballos de fuerza mediante la instalación de un inmenso supercargador que sobresale del cofre, provocando que la descomunal cantidad de torque retuerza el chasis y lo pare sobre las ruedas posteriores al arrancar.

4.- Nissan Skyline GT-R R-34 1999

carros de rápido y furioso

En el 2003 lo vimos en 2 Fast 2 Furious , al mando del personaje de Paul Walker en una carrera callejera de autos modificados. El motor más popular fue el RB26DETT, con seis cilindros en línea y 280 caballos de fuerza declarados por la fábrica, que resultaban ser muchos más en el dinamómetro.

5.- Ford GT40 1966

carros de rápido y furioso

Este es uno de los autos más codiciados por los amantes de la velocidad, así que no resulta extraño que en la quinta película Dominic y Mía Toretto se enfrenten al tren con tal de ser los nuevos dueños de esta máquina de dos millones de dólares, equipado con un motor V8 de 7.0 litros. El GT40 fue la insignia de Ford durante los años 60 en competencias de alto rendimiento como las 24 horas de Le Mans.

7.- Corvette Gran Sport 1963

carros de rápido y furioso

En Rápidos y Furiosos 5in Control, aparece una réplica de este Corvette del cual sólo existen 5 unidades en todo el mundo. Su precio ronda entre los seis y ocho millones de dólares, de modo que la producción no se arriesgó a lanzar por un barranco una pieza original de este auto. Para la película, se construyeron y destruyeron 10 réplicas de este coche, por un precio estimado de 40 mil dólares por unidad, un costo relativamente bajo a pagar, tomando en cuenta que Dominic Toretto saltó con el desde un tren en movimiento hacia un acantilado.

8.- Mitsubishi Eclipse 1995

carros de rápido y furioso

Presente en la primera entrega de Rápido y Furioso, es el primer auto que conduce Brian O’Conner, y uno de los más emblemáticos de la saga. Se trata de un Eclipse RS 420A de 1995 equipado con un motor de cuatro cilindros que daba más de 210 caballos de fuerza, con las modificaciones de aquella época en la que primaba el tuning, como la modificación de la carrocería. Actualmente, el carro está en un museo de autos en Tennessee, Estados Unidos.

Ya te mostramos ocho carros de Rápido y Furioso que han hecho suspirar a los amantes de la velocidad. Ahora, ¡cuéntanos en comentarios cuál fue tu favorito!

Con información de David Esquivel.

Tags :