Estudiante de psicología, Kevin Jonathan Arditti Villanueva camina por las calles del centro buscando historias que contar y escenarios para fascinar.


A través de su cuenta de Facebook “Bienvenido a Yucatán”, hemos visto un Yucatán que a lo mejor no conocíamos. Añade las historias de músicos, jubilados, bailarines y muchos otros personajes pero ¿qué lleva a Kevin a contar historias comunes? Aquí nos cuenta la suya…

Kevin, es un gusto conocerte, cuéntanos un poco de Kevin, la persona…

_DSC0125“Siempre he sido una persona  a quien le gusta platicar y conocer personas nuevas. Al principio me dedicaba a realizar retratos en las calles de personas que me llamaban la atención, ya fuera por su ropa o características físicas. Al retratar a estos rostros, yo ponía un poco de mí en cada foto, buscando que expresaran las emociones que sentía en esos momentos.

Conforme fueron pasando los años, me di cuenta que me estaba perdiendo experiencias al no ponerles nombres a estos rostros. Empecé a platicar con las personas, escribía un poco de ésta en una libreta y me iba a casa dándole un sentido a las fotos que iba realizando. Estas historias no las volvía públicas, las reservaba y hace 6 meses considere que tenía demasiadas historias muy interesantes y que podría contribuir a crear conciencia y entretener con realidades comunes, así fue que empecé a publicarlas”.

¿En qué te inspiraste para contar historias de la gente?

“Me cruce con la página “Humans Of New York”. En ella, un fotógrafo llamado Brandon hace retratos por la ciudad de la Gran Manzana mostrando lo diferentes y lo similares que somos a la vez los seres humanos. Ese fue mi motor para crear “Bienvenido a Yucatán” y además de compartir las historias que guardaba para mi, busco a través de ellas y de mis fotografías, resaltar los valores que representan al estado y potencializar nuestras raíces”

Estudias psicología y se puede intuir que eso lleva a tu fascinación por las historias comunes ¿Cómo lograr que no sean tan comunes?

“Yo creo que la riqueza de las historias están en ser comunes, ya que así nos podemos identificar con experiencias propias. Ese es el punto clave, el darnos cuenta de lo parecidos que podemos ser y lo que compartimos en común. De esta manera, me acerco al público y le permito darse un momento para conocer a las personas que están en su camino”.

“Prefiero tomar un café en un lugar pequeño y confortable y en el cual conozco la historia de cómo comenzó ese negocio, que ir y sentarme en un Starbucks”.

¿Por qué retratar en el centro? ¿Has pensado en saltar a otras partes de Mérida? ¿A dónde te gustaría ir?

“Me gusta retratar en el centro ya que es un lugar en el cual las clases sociales se mezclan, no existen diferencias, a la hora de retratar no busco un estilo de persona en general. He empezado ir a parques como el de Las Américas (García Ginerés) y el de la Alemán y pretendo ir a varios que están en Mérida. Tengo como planes realizar 1 o 2 veces al mes viajes a diferentes poblados de Yucatán.”

Como periodista social, tienes que establecer una confianza para hacer a la gente hablar y dejarse fotografiar ¿Es esto difícil?

“Al principio me costaba el primer paso, me generaba ansiedad el acércame, ya que pensaba que la persona iba a rechazar el ser retratada. Ahora, después de haber realizado más de 100 retratos considero que no es tan difícil, ya que las personas perciben cuando uno es sincero y se interesa en ellos. El retrato pasa a segundo plano, y eso facilita el darme a mí un tiempo para escuchar y también para contar un poco de mí, esto permite que la plática fluya.”

¿Cómo estableces la confianza?

Kevin (1)“Mi procedimiento es permitirme estar en un sitio unas 3 horas y empezar a caminar y tomar algunas fotos. En algún punto logro encontrarme con alguien que me llama la atención y siento la necesidad de conocerla un poco. Me acerco me presento y les cuento un poco de lo que hago con “Bienvenido a Yucatán”, les pregunto si podemos platicar un poco y trato de mantener la cámara guardada. Cuando empezamos a platicar y noto una parte la cual me genera o puede generar algún sentimiento para las personas, saco una libreta y apunto de manera textual lo que la persona dice. Al final le pregunto si habría algún problema con compartir lo que escribí y si la persona acepta, le realizo el retrato. Si por algún motivo no desea salir en la página, simplemente me quedo en lo personal con la experiencia de conocer a esta persona”.

“En una plática de 10 minutos a una hora puedes generar lazos de amistad que perduren”.

Hay mucho músico anónimo en el centro que se gana la vida, tu los haz dado a conocer ¿Piensas que contribuyes a una labor social con tu trabajo? ¿O lo haces por puro gusto?

“Hay muchísimo talento en las calles, simplemente que no existen espacios para apoyarlos o lugares para darse a conocer, tanto pueden ser músicos, como cafeterías, una tienda de ropa, o cualquier micro empresa que sea innovadora. La idea de Bienvenido a Yucatán es permitirles un espacio para darse a conocer entrevistando al dueño detrás del negocio, al músico, al vendedor, pero siempre buscando que se conozca primero a la persona.

Pienso que si por culpa de mis fotos los negocios o las personas logran algún beneficio como ser más conocidos, o más clientes, sería algo maravilloso, ahí es cuando he cumplido mi trabajo”.

“Creo que la riqueza de las historias están en ser comunes, ya que así nos podemos identificar con experiencias propias”.

Kevin (4)¿Esperas tu haber aportado el éxito a aquellas personas? ¿Cómo te gustaría verlos en algún tiempo?

“Espero haber generado un cambio en ellos y aportarles una pequeña ayuda para despegar o darse a conocer, lo que sigue después de eso corre por su cuenta. Me encantaría verlos crecer y que la próxima vez que nos encontremos, les vaya mejor que la última vez que nos vimos”.

La experiencia de entrevista que más te ha gustado es…

“Una vez me encontraba en el centro caminando, buscando a una persona para retratar, cuando vi a un señor ya mayor en silla de ruedas que intentaba cruzar la calle. Me acerque y le pregunte si podía ayudarlo;  me respondió con otra pregunta: ‘¿Podrías ayudarme a llegar al Soriana? Quiero comprarme un tequila para curarme esta gripa’; fue muy chistoso. Al final lo ayude y logró conseguir lo que quería”

Al finalizar ¿Qué te llevas de aquellos a quienes entrevistas y fotografías?

“Me llevo un amigo o amiga más, porque en una plática de 10 minutos a una hora puedes generar lazos de amistad que perduren. Es padrísimo ir caminando y toparme con gente a la cual entrevisté alguna vez y que te saluden, sonrían y hasta se pongan a platicar.”