Las fiestas son definitivamente muy divertidas, pero ¿qué pasa cuando queremos animar más nuestra fiesta y no se nos ocurre nada?


Es necesario romper el hielo, si se quiere pasar un rato divertidísimo con amigos de clase o trabajo, o si se quiere intentar algunos juegos nuevos para mezclar con algo de música y trago, aquí hay unas propuestas geniales y muy divertidas:

  1. La cuerda más larga: Se separa a los participantes en equipos. El número de equipos dependerá del número de participantes. El objetivo del juego es fabricar la cuerda más larga hecha con la ropa de los participantes en un tiempo dado. Cuando el tiempo se cumple, el equipo que tiene la línea de ropa más larga (y cuyos participantes tienen la menor cantidad de ropa posible, claro) gana.

2. Enrollando y Desenrollando: Los participantes se congregan en un círculo dejando algún espacio entre ellos. El líder se sitúa al centro. Cuando está listo, dice “Desenrollar” y abre los brazos como si estuviera listo para abrazar. Todos los participantes tienen que hacer lo que él hace. Luego el líder dice “A enrollar” y cada participante tiene que encontrar alguien a quién abrazar. Se continúa el juego hasta que todos han tenido la oportunidad de abrazarse con todos.

         3. La cita a ciegas: Se separan a los participantes por parejas (pueden ser parejas de enamorados, esposos o parejas formadas al azar). Cada pareja tendrá su oportunidad de jugar. Se venda los ojos de un integrante de la pareja y al otro se le sienta junto con los demás participantes. Con los ojos vendados, la persona tendrá que identificar a su pareja entre el grupo, para lo cual debe tocarlos a todos. Se pueden establecer las reglas sobre qué partes tocar, como las rodillas, las manos, los codos o la cara.

¡A jugar!