El primer paso para dejar de lado los hábitos no saludables es reconocer, y aceptar, que tenemos algunos, ¿no crees? Y a decir verdad, no pasa nada, todos hemos estado en esa situación. El ritmo de vida tan loco que llevamos combinado con la falta de tiempo nos impide estar 100% conscientes de nuestros hábitos diarios.

Pero, como dirían por ahí, nunca es demasiado tarde para iniciar y mejorar… Por eso, a continuación, te ayudamos a despedirte de todos tus hábitos no saludables. ¿Cómo haremos eso? Compartiéndote cuáles son los más comunes para que puedas evitarlos. ¡Empecemos!

hábitos no saludables
¿Sabías que uno de los hábitos no saludables es el exceso de agua?

¿Cuáles son los hábitos no saludables?

1. Beber más de 3L de agua al día

Una de las grandes recomendaciones por los especialistas del área de la salud es beber agua de manera constante durante el día. Pero, ¿qué pasa cuando te sobre hidratas? Para empezar, es igual de malo que la deshidratación, puesto que puede producir una baja de sodio en sangre, provocando confusión, dolor de cabeza y vómitos. Entonces, ¡evita beber más de lo recomendado!

2. Saltarte comidas… o comer todo el tiempo

Los excesos son malos, los veas por donde los veas. Muchas veces la falta de tiempo hace que comer sea toda una odisea o, en ocasiones, mal creer que por dejar de comer, bajarás esos kilos extra más rápidamente.

Pero, ¿cuántas comidas son las correctas? La respuesta puede ser un poco complicada, porque eso depende del organismo de cada persona; lo que sí debes hacer, al menos, son tus tres comidas del día: desayuno, almuerzo y cena.

Solo para aclarar… Saltándote comidas no bajarás más rápido de peso. Al hacerlo, tu cuerpo tiende a hacer reservas y, en vez de perder esos kilos de más, podrías terminar subiendo.

hábitos no saludables
La actividad física te ayudará a contrarrestar hábitos no saludables.

3. No hacer ejercicio

El sedentarismo no debe ser uno de nuestros grandes aliados. Falta de energía, retención de líquidos e inclusive aumento de la presión arterial son algunas de las consecuencias que puede traer consigo la falta de actividad física. Así que, si aún no tienes el hábito de practicar alguna, te recomendamos empezar leve… salir a caminar te puede ayudar tanto física como mentalmente. ¡Date una oportunidad!  

4. Fumar

El tabaquismo es casi sinónimo de pérdida de salud, pero ¿por qué? Su consumo es el causante de numerosas enfermedades, tales como el cáncer de pulmón y de esófago. Asimismo, incrementa el riesgo de sufrir asma e infecciones respiratorias. Si tienes como hábito fumar, te dejamos este dato como motivación: Dejar de hacerlo reduce, entre otras cosas, el riesgo de infartos y de ictus (interrupción súbita del flujo sanguíneo a una parte del cerebro).

hábitos no saludables
Consumir alcohol es uno de los hábitos no saludables más aceptados social y culturalmente.

5. Beber de más

De acuerdo con documentos de la Cruz Roja (España), entre los costes sociales del consumo desmedido de alcohol están la pérdida en la producción laboral y un porcentaje entre el 30 y 50 de los accidentes mortales de tráfico, por mencionar algunos.   

Si bien el consumo de alcohol es una actividad socialmente aceptada, su consumo exorbitante es algo que, a la larga, puede dañar la integridad física y psicológica de cualquiera. Entonces, no estaría mal limitar su ingesta, ¿no crees?

6. No dormir bien

¿Te cuesta recordar las cosas, concentrarte y controlar tus cambios de humor? Quizás no estás durmiendo lo suficiente… La falta de sueño no permite que la mente y el cuerpo se recuperen correctamente de los esfuerzos que realizamos durante el día. Pareciera que, después de todo, dormir sí es hacer algo productivo.  

hábitos no saludables
Uno de los hábitos no saludables más comunes es no priorizar el consumo de frutas y verduras en las dietas.

7. ¿No a las frutas y verduras?

Entendemos, la falta de tiempo repercute en lo que ingerimos. Sin embargo, descuidar nuestra dieta o, más bien, el balance de ésta, puede afectar negativamente nuestra salud. Las frutas y verduras, por ejemplo, son fáciles de añadir a nuestra dieta y, ¿lo mejor? Aportan vitaminas, minerales, agua, fibra y antioxidantes.

8. Evitar el sol

¿Sabías que la radiación ultravioleta B es la fuente más importante de vitamina D que posee el cuerpo? Por esto mismo, es importante encontrar el balance entre no quemarse con el sol y no quedarse sin ella; ésta ayuda a aumentar la absorción intestinal de calcio y fosfato y en la mineralización de los huesos.

Si después de leer sobre estos hábitos no saludables, lo que quieres hacer es cambiar tu estilo de vida, esta nota te podría interesar: Conoce 10 consejos para una vida saludable. ¡Nos vemos a la próxima!

Tags :