“Full circle”

La moda es cíclica, todo va y todo regresa. Es por eso que podemos ver fotos de nuestros papás en su adolescencia y reírnos por sus “outfits” y a los dos años estar buscando en su closet esa falda psicodélica o esos pantalones acampanados.

Es increíble ver que las tendencias regresan y cada vez con mayor presencia. Tenemos que tomar en cuenta el factor “nostalgia”, ese que todas las agencias publicitarias están apostando para lograr conectar mejor con el público y alcanzar las ventas deseadas. El mundo de la moda, no está exento de esto. Un claro ejemplo es la nueva “Grease era” qué está por comenzar.

Así es, los 50’s están de vuelta. Todos recordamos a Danny Zuko en “skinny jeans” negros y una playera blanca o a Sandra Dee en amplias faldas de color pastel y su suéter amarrado a los hombros. No podemos olvidar a la “sassy” Rizzo en sus “pencil skirts” y su chaqueta rosa. Pues ahora, además de recordarlos vamos a vivirlos.

Después de 40 años de salir la película protagonizada por John Travolta y Olivia Newton-John y 70 años de la época marcada por Elvis y el Rockabill, veremos por todos lados esta tendencia. Debo confesar que me encanta que estos círculos se lleven al cabo. Habla de cómo hay prendas que son creadas para ser recordadas y recreadas. Sí, no veremos los mismos “pumps” o los mismos cortes en la ropa, pero sí veremos la esencia de la época con los avances de nuestros tiempos.

La ropa será más ligera, los estampados más precisos e incluso los jeans más estilizados. Esto así como es bueno, es malo. ¿Por qué? Porque actualmente la ropa es desechable. Prendas que compramos hoy en día, sin importar su procedencia, nos duran unas cuantas lavadas y después están listas para volverse pijama. Ya sea por la mala calidad de las costuras o porque, como todo, ya pasó de moda.

Lejos quedaron los días en los que podíamos echarnos un clavado en el closet de la abuela y sacar prendas en perfecto estado y utilizarlas en nuestro día a día. Que la moda regrese es positivo, nos enseña a reírnos de nosotros mismos y los errores (u horrores) que hemos cometido con nuestros atuendos.

Hoy los 50’s regresan, quizá en unos años los “emo’s” estarán de vuelta. Por mientras, yo les recomiendo buscar muy bien que hay dentro del closet de mamá y sacarle todo el provecho que puedan. Quién sabe, capaz encuentran un pequeño tesoro enterrado.

1 / 6