Navidad se acerca y con ello una gran lista de regalos por comprar. Algo que sea de corazón y entre en el presupuesto; que no sea muy grande, pero tampoco muy pequeño; que le guste a quien lo recibirá, pero con la opción de cambiarlo por cualquier cosa. ¡Qué difícil!

Cuando éramos niños, odiábamos que nos regalaran ropa. ¡Con unos calcetines no se puede jugar, abuela! De adolescentes era horrible abrir un regalo y ver ¡otro par de calcetines de la abuela! Ahora como adultos, morimos de ganas de ver los calcetines de la abuela.

Ok, posiblemente no es así, pero la ropa siempre será un gran regalo. Es por eso que les traigo unos tips perfectos para ir a comprar el regalo navideño perfecto ¡a una tienda de ropa!

1.- La talla correcta. Yo sé que ustedes piensan que fulanita es talla S porque ya bajó mucho de peso o mengano es talla G porque lleva meses en el GYM. ¿Cierto? Pues no, los cuerpos engañan. Yo soy talla M y jurarían que soy S porque soy delgado, pues no están considerando mi altura. Tienen que tomar en cuenta estos factores al momento de buscar la talla. Es mejor comprar una más grande, ya que esta se puede llevar a ajustar o en su defecto, cambiarla por una mas chica.

2.- No es para ti. Recuerda que estás comprando para alguien más, piensa en qué le gusta y qué no como su color favorito, pero sobre todo su estilo. Capaz a ti te encanta el negro y el encaje, pero esta persona los odia. Trata de que sea una prenda que cuando veas te recuerde a él/ella y no que sea algo que a ti te gustaría verle.

3.- Temporada vs Atemporal. No compres algo con motivos navideños o especial para épocas de frío. Vivimos en Mérida y si bien nos va, tenemos cuando mucho un mes de bajas temperaturas. Trata de comprar una prenda que sepas que esa persona pueda utilizar en diferentes épocas del año y que sea neutra para que pueda utilizar con diferentes atuendos. Cada que le veas esa prenda te sentirás mejor porque sabrás fue una gran inversión, no sólo por su felicidad con el regalo, sino también con su buen gusto al seguirlo usando.

4.- Calidad hasta para lavar. Revisa bien los materiales con los que está hecho y que la tela sea de calidad pero que las especificaciones de lavado no sean complicadas. No quieres regalarle a alguien una prenda que cada que la use la tenga que llevar a la tintorería. Generalmente las personas no revisan esto y todo lo tiran a la lavadora. ¡Gran error!

5.- Ticket de regalo. Yo sé que es horrible dar un regalo y que lo quieran cambiar, pero a veces es mejor eso a gastar tu dinero y que nunca lo utilicen ¿no crees? Siempre anexa el ticket de regalo y dile a la persona que se sienta en la libertad de cambiarlo por otra talla o algo que le agrade más. Si sigues los primeros 4 pasos no tendrá que llegar a este pero más vale prevenir que lamentar. ¡Regalar ropa no es tan complicado! Bueno, no lo es si sigues estos consejos. Lo importante es que sea un regalo bien pensado y directo del corazón. ¡Felices Fiestas! Mau Revilla

1 / 6