Muchos empezaron la dieta en enero y es probable que para hoy ya se hayan aburrido de repetir todos los días snacks como jícama, apio, gelatinas o almendras e incluso ya estén a punto de abandonar sus objetivos.

Hartarte de la comida saludable es una de las mayores razones por las que decidimos decirle adiós a la dieta; sin embargo, no tienes que comer ensalada y pechuga a la plancha todos los días para bajar de peso, lo importante es tener una alimentación equilibrada, rica en los nutrimentos que necesita tu cuerpo, pero baja en grasas y azúcares.

Para ayudarte con tu estilo healthy, te presentamos cinco recetas de snacks muy fáciles de preparar y que aunque son deliciosos no cuentan como romper la dieta, así que puedes disfrutarlos pero siempre teniendo en cuenta la importancia de cuidar tus porciones.

Chips con Tajín

Puedes prepararlas de manzana, jícama e incluso betabel o camote. Lo único que debes hacer es cortar la fruta o verdura de tu elección en rebanadas muy delgadas, espolvorear con chile tajín y agregar un toque de aceite de oliva. Posteriormente extiende en una bandeja y hornea durante 15 minutos a una temperatura media. ¡Son deliciosas!

Pan tostado con aguacate

Corta un aguacate maduro, añade el zumo de medio limón y mezcla. También puedes agregar cilantro o cebolla y tomate. Añade la mezcla en una rebanada de pan tostado integral y ¡listo! Si quieres algo que te llene más puedes añadir queso fresco, panela o una rebanada de jamón bajo en calorías.

Mini paletas de arándanos

Utiliza un recipiente para hacer hielos y en cada cuadrito pon un par de arándanos, después añade yogurt natural o del sabor de tu preferencia sin azúcar. Corta a la mitad unos abatelenguas y pon uno en cada cuadrito de hielo; después deja congelar durante al menos dos horas.

Manzanas acarameladas

Corta dos manzanas escolares en rodajas y espolvorea con canela o splenda. Vierte las manzanas en una sartén, agrega un toque de aceite de oliva. Si quieres igual puedes añadir frutos secos. Revuelve todo y ponlo a asar a fuego lento, mueve con una cuchara de manera constante para que no se pegue nada a la sartén. Otra opción es poner a hornear durante 20 minutos a temperatura media, con lo que tendrán una consistencia más crujiente.

Humus

Necesitarás una taza de garbanzos cocidos, dos dientes de ajo finamente cortados, zumo de dos limones, media taza de crema de ajonjolí, perejil y sal al gusto. Vierte los garbanzos en una licuadora y mientras comienzas a licuar incorpora los demás ingredientes poco a poco. Si notas la mezcla muy espesa puedes añadir un toque de aceite de oliva o un chorrito de agua. Puedes acompañar con pan tostado, galletas integrales o chips de verdura.

1 / 10