El reto de la industria textil va hacia la moda sustentable. Conseguir hacer ropa con materiales que dañen mínimamente al planeta y nos permitan vestir algo hermoso, pero sin la culpa que conlleva que su manufactura o desecho contribuya a esa contaminación masiva. Cuero hecho a base de hongos, trajes de baño de redes de pesca y botellas o bolsas de restos de papel que se pueden  lavar, planchar y mojar sin perder su forma son solo algunos ejemplos de lo cool que puede ser la moda sustentable.

 

 

Moda sustentable:

En este momento varias marcas en el mundo se han comprometido con este movimiento para crear prendas recicladas o con materiales poco convencionales, con un enfoque en procesos artesanales, entrando a lo que se conoce como slow fashion, que evita la producción de productos efímeros y perjudiciales con el medio ambiente.

La moda sustentable se basa en tres ejes con triple impacto en lo ambiental, social y económico por eso debemos comenzar a pensar acerca de nuestra forma de consumo ese es el punto de partida para lograr un cambio significativo, ya que no podemos renunciar a la ropa pero si podemos comenzar a comprar de manera más inteligente.

La realidad:

El verdadero desafío es no tener un closet desechable si no buscar durabilidad y calidad sobre la cantidad, así mostramos nuestro compromiso con el medio ambiente y con el planeta en general. Comprometerse a consumir más de estas prendas y aprender la importancia del reciclaje con un estilo de vida ético, respetuoso y sobre todo re pensar y replantearnos la forma en que consumimos evidencia que pequeñas acciones pueden lograr un efecto a gran escala. 

Nuevos mercados para nuevos consumidores: 

Según datos de BoF y la consultoría McKinsey, el 66% de los millennials globales están dispuestos a gastar más en marcas que sean sostenibles. Este dato es sumamente relevante para que la industria textil se meta de lleno en el tema, pues puede pisar terreno firme en su apuesta por la sustentabilidad, que no afectaría sus ventas.

Este pensamiento millennial es impulsado por figuras influyentes como Emma Watson, quien recientemente creó una cuenta de Instagram para publicar sus looks ecológicos. También podemos echar un ojo a Reformation, la empresa de moda que ofrece ropa de moda fabricada de forma sostenible respaldada por celebridades como Alexa Chung.

Fotografía de Marie Claire

 

Un nuevo camino:

Las tiendas de ropa vintage se suman a esta tendencia, en la que reutilizar lo que aún es bello y funcional vale la pena. Esta es la filosofía de Troquer, que ofrece moda reutilizada y perdurable a un costo menor que en el mercado de tiendas de lujo.

El proceso de transformar la industria en algo más sustentable y más sensible a las necesidades lleva tiempo y de nosotros depende el cambio, por esta razón, tanto empresarios como consumidores debemos estar conscientes de lo que podemos y debemos hacer para ayudar a nuestro planeta ¿Y tú ya entraste en la moda sustentable?

 

Fotografía Sara Alarcon

Por Sara Alarcon / @_saraalarcon

 

tagged in moda