Pablo Solís Millet deja ver que heredar la profesión de abogado no es sólo estudiar y adquirir un título; es estar actualizado al día para reinventarse e innovar en los diferentes campos de su profesión.

Platicar con el licenciado Pablo Solís Millet resulta ser edificante, a pesar de que tiene una tradición familiar de abogados y notarios, entre ellos su abuelo Pedro Solís Aznar y padre, Pedro Vicente Solís Cano, su labor y profesión distan mucho de ser algo aburrido o “pasado de moda”.

Asociado desde hace varios lustros con su homólogo Fernando Guasch Madáhuar en el despacho DSG Abogados, sus especialidades son el Derecho Inmobiliario y Empresarial. Y suena lógico, dado que son campos en los cuales hay mucha actividad en la actualidad y muchos de quienes invierten en éstos rubros no cuentan con la asesoría especializada necesaria.

Pablo nos describe los alcances de algunos de los servicios que prestan: “En el caso del Derecho Inmobiliario asesoramos al adquiriente de un inmueble a conocer las características físicas, situación legal, vías de acceso y contingencias jurídicas que a lo mejor no son planteadas al momento que les venden; en el caso de los desarrolladores, creamos e implementamos la estructura legal necesaria para que ellos se dediquen a construir vivienda y entregarlas sin contratiempos”.

En cuando al Derecho Empresarial, Pablo y su equipo se dedican a apoyar en la constitución de las empresas, “con el aprovechamiento de todas las tecnologías disponibles lo conseguimos en un plazo no mayor a 15 días”, puntualiza. El aprovechamiento de la informática, que tanto se encuentra en boga, es una de las directrices de los servicios que ofrecen, ya que tienen un software de diseño propio que permite gestionar de manera automatizada todos los procesos, contratos, cotizaciones y actos jurídicos, logrando un control absoluto de cada proceso jurídico en todas sus etapas. “El objetivo es abrir un canal directo y puntual de comunicación con los clientes, para que se mantengan enterados de en todo momento del estatus del servicio que nos confiaron”, detalla durante la entrevista con Plan B.

Para ser un buen abogado, el jurista admite que se necesitan argumentación, negociación, organización, paciencia y persistencia, aunque para la práctica diaria del mismo aplican también creatividad, innovación y trabajo en equipo. “En DSG Abogados todos compartimos la misma meta, que es proporcionar un servicio que exceda las expectativas de nuestros clientes en cuanto a la agilidad, practicidad y certeza jurídica, utilizando todas las tecnologías que tenemos a nuestra disposición”, agrega el especialista.

Esta avidez de innovación y calidad en el servicio de DSG Abogados, Pablo la aplica en su vida diaria; se procura empapar tanto de leyes con homólogos cómo experiencias con clientes, que nutran su creatividad. Pablo nos comparte que es aspirante a notario, ya que ha cumplido todos los requisitos que exige la ley; éste tema, admite, le significó una ardua preparación, así como lograr un equilibrio entre el trabajo regular y la convivencia familiar. “Tanto mi esposa, Lizbeth, como mis hijos, Anunciata, Pablo y Marcelo, tendrán por siempre mi eterno agradecimiento por su apoyo y comprensión durante este camino”, señala.

Para finalizar, Pablo recomienda a los futuros abogados conocer las ramas nuevas del Derecho, y dedicarse a una especialidad que no todos se desempeñen. “Mi consejo sería que vayan probando las distintas especialidades que existen hoy en día y que identifiquen la que más les atraiga, ya que como cita una de sus frases favoritas: “Un mar calmado no hace marineros”. En la actualidad, hay muchas más ramas que las que comúnmente conocemos y poco a poco se afianzan en la vida moderna, desde el Derecho Informático, lavado de dinero y protección de datos, hasta el Deportivo, Fiduciario o Arbitral”.

Contacto:

Dirección: Calle 187 #362 x 54 Fracc. Plan de Ayala Norte CP. 97118

Página web: dsabogados.com.mx

Mail: información@dgscorp.mx

Facebook: dgscorp.mx

Teléfonos: 999 925233 y 9208221

1 / 4