Platillos típicos reinventados pueden disfrutarse en ambientes ubicados en rincones insospechados. Pich Rest Bar es uno de ellos, y ofrece noche inolvidable para el 14 de febrero.

Nuevo significado cobran antiguos espacios coloniales y porfirianos del centro histórico de Mérida desde hace poco menos de un lustro. Algunos toman nombres de fauna, flora o tradición en los que radica el orgullo cultural de la región, todo acorde al producto o servicio que ofrecen. La calle 47 es nicho de este tipo de lugares, pequeños bares y restaurantes con exquisita comida a unos pasos del Paseo de Montejo, amplían la oferta gastronómica y de entretenimiento de la capital de Yucatán.

Pich Rest Bar es uno de los sitios que enamoran a locales y extranjeros radicados en Mérida; su nombre proviene de la denominación en maya al árbol de Guanacaste o Parota, tan abundante en la Península. Visitamos el lugar y notamos en varios rincones el uso de la madera citada, dándole un toque exquisito a cada espacio. Enrejados de postigos de antiguas casas yucatecas presiden algunas paredes y destacan como elementos decorativos a la par de sillas tejidas como las que se utilizan en las casas yucatecas para “salir a tomar el fresco”.

El toque tradicional se hace presente también través de la comida, auténtica experiencia al paladar que empieza con unas chayitas rellenas de longaniza ahumada estilo Valladolid; el viaje continúa con el “Dzic” de marlín ahumado y picaña ahumada al whiskey, con palma de coco y leña de Dzalam.

Con cara de satisfacción, preguntamos quién es el creador de tan suculentos platillos; ahí aparece Johan García con tremenda sonrisa exclamando: “Disfruto muchísimo ver las reacciones de la gente que nos visita al probar lo que preparamos en el Pich”.

El chef creador del concepto relata el paso por distintos sabores en su infancia. “Inicio en este ambiente ya que en casa siempre tratan de darnos lo mejor. Crezco viendo a mamá cocinar sabores y productos de diferentes culturas y hacerlo con cariño, esto inspira a querer conocer más de la gastronomía mundial, que aprendo a disfrutar y preparar”. Agrega que inicia sus estudios en gastronomía hace poco más de un década, ganando en todo este tiempo diferentes conocimientos, certificaciones y experiencias que lo llevan a crear Pich Rest Bar. “Nuestro menú es una mezcla de comida típica yucateca con un toque contemporáneo y sabor nocturno, esto viene de mi pasión por poder crear un platillo desde cero o dar mi mejor interpretación de un platillo clásico”, señala.

Cantantes consagrados en la escena local como Mauricio Zoreda y Javier Alcalá han llegado al escenario de la terraza, la cual ofrece la música en vivo como un valor agregado a la experiencia gastronómica. “Al visitarnos tratamos de crearte un ambiente excepcional, que te haga sentir cómodo y en confianza, que sientas nuestra terraza como tuya, acompañado de buena comida, bebidas refrescantes y excelente música en vivo para generar una experiencia completa que te invite a volver”, refiere Johan cuando preguntamos respecto al concepto global que encierra el espacio. Johan nos estrecha la mano antes de despedirnos y preguntamos qué nos guardan para San Valentín: “Tendremos una noche inolvidable, con agradables sorpresas y un paquete para parejas que constará de dos especialidades y dos copas de vino por 299 pesos”. El anfitrión finaliza con un consejo para los emprendedores: “No se rindan, persistan en cumplir sus sueños, uno se encuentra con muchos baches, pero siempre se tiene que ir hacia adelante”.

Datos de contacto:

Horarios: 6:00 pm a 2:30 am

Teléfono: 9991 52 99 04

Dirección: Calle 47 entre 52 y 54

Facebook: Pich Rest Bar

Instagram: Pich.rest

1 / 4