Marruecos

Texto y fotos por Erandi Cerón García

Marruecos es un destino tan exótico como accesible, lleno de colores y con una muestra de sus tradiciones en cada esquina. Conoce gente tan interesante como amable, en un lugar que te va a dejar con la boca abierta.

Marruecos es un destino más turístico de lo que podrías esperar. Aunque es posible llegar a este país por avión, no dejes de vivir la experiencia de tomar el ferri. Una excelente opción es hacerlo en Algeciras, España  y cruzar el estrecho de Gibraltar hasta llegar a la ciudad de Tánger.

Aunque hay muchos turistas independientes, lo más recomendable si no conoces lo suficiente la cultura es que vayas en un tour o con un guía, ya que las costumbres son muy diferentes y eso podría traerte problemas.

Sin embargo, las ciudades principales como Tánger, Marrakech y Fes, están muy bien acondicionadas para el turismo internacional y los habitantes están acostumbrados. Las lenguas oficiales marroquís son el francés y el árabe, pero por su cercanía a España, todas las personas involucradas en actividades turísticas tienen un nivel de español suficiente para comunicarse.

Aunque marruecos es famoso por sus paisajes desérticos, también es común ver campos completamente verdes y vegetación abundante, incluso las zonas desérticas cuentan con oasis que tiene todo tipo de plantas y el contraste entre los cafés y naranjas del desierto con los verdes de los oasis son muy impresionantes.

El Zoco de Marrakech es un mercado lleno de todo lo que caracteriza a marruecos, desde las babuchas (zapatos puntiagudos) que acompañan el traje típico conocido como chilaba hasta las tajineras para preparar los platillos tradicionales.

La mayoría de los ciudadanos marroquíes son musulmanes, sin embargo, llevan la religión acorde a sus propias costumbre y no suelen ser muy extremistas. Respetan en Corán y no permiten a los turistas no musulmanes entrar a las mezquitas, pero respetan otras religiones.

Algo que no puede faltar en ningún viaje a marruecos es un paseo al atardecer en un dromedario en las características dunas del desierto del Sahara, es una experiencia que llevarás contigo de por vida.

Casablanca es una ciudad muy famosa gracias a su película homónima, a pesar de que no fue filmada ahí, sino en un estudio.

Casi todas las ciudades de marruecos tienen mercados, en los que encontrarás desde llaveros hasta artículos y platillos tradicionales.

Atardecer en el desierto del Sahara desde un dromedario. En Marruecos no hay camellos.

Ciudad típica marroquí, enmarcada por una presa y acondicionada para los turistas. Los habitantes a cambio de una propina hacen tours y explicaciones del lugar.

Cada quién decide qué ropa usar e incluso si se lo cubren o no fuera de las mezquitas.

Noche Mágica en Marrakech.  Es un evento en dónde recrean diferentes sucesos históricos y tradiciones culturales marroquíes.

Hospedaje. Trata de quedarte siempre en hoteles en lugar de hostales, ya que por un muy pequeña diferencia de precios, la calidad es abismal.

Transporte. Si quieres salir a explorar por tu cuenta, consulta en tu hotel por taxis o medios de transporte oficiales, puede ser arriesgado no hacerlo.

Tip. Si decides comprar recuerditos o cosas típicas, que no te de pena regatear, te sorprenderán los descuentos que puedes conseguir.