Lidia Cabrera Orozco es una mujer empresaria y madre de familia, además de dueña de Avenida Interiores, una empresa que desde hace 18 años se ha dedicado a la decoración y diseño interior; en esta ocasión tuvimos la oportunidad de platicar con ella y conocer más sobre su negocio y vida familiar.

Lidia nos recibe con una sonrisa natural porque, como nos dice, aprendió de sus padres a dar lo mejor donde quiera que esté, trabajar mucho y, sobre todo, ir siempre en el camino con honestidad.

“Vengo de una familia de recursos bastante limitados, pero algo que sí nos enseñaron mis padres fue trabajar con mucha honestidad y dar lo mejor de nosotros en cada empresa donde laboramos desde jóvenes. Gracias a mi trabajo, yo le pude dar a mi única hija la mejor educación hasta concluir su maestría. Como mamá, de alguna manera quise darle lo que no tuvimos mis hermanos y yo. Ahora, mi hija trabaja conmigo en el área administrativa y contable, y gozo con un nieto bellísimo llamado Nicolás”, comenta orgullosa.

Para Lidia Cabrera, tomar la decisión de emprender un negocio no fue fácil, pues los miedos llegaron a apoderarse de ella, a pesar de que estaba llena de experiencia en el ámbito, ya que trabajaba para una tienda llamada “Decorísimo”. Pero después de 14 años, decidió que era momento de luchar por su crecimiento personal y decide renunciar y comenzar con un negocio propio.

“Al empezar mi negocio, yo contaba con 14 años de experiencia en este ramo y me sentía segura con los conocimientos adquiridos en ese lapso. Comencé junto a una socia en la calle 35 del centro, cerca de los juzgados, en una casa rentada y no muy bonita. Todos hacíamos de todo; a mi nueva empresa se unieron algunos ex compañeros, mismos que hasta la fecha me acompañan y les doy gracias infinitas”, añade.

Recuerda que uno de los primeros miedos que tuvo fue enfrentarse a no tener capital para poder emprender y comenzar con su propia empresa.

“Falta de capital fue el principal obstáculo al que me enfrente, porque empecé mi propio negocio desde cero, sin nadie que me pudiera apoyar económicamente si algo salía mal; eso me daba muchísimo miedo. Hacía el papel de administradora, vendedora, costurera y hasta de ayudante de mis instaladores, pero siempre con mi mejor actitud y servicio al cliente”.

Su esfuerzo rinde frutos y platica que año con año sus ventas fueron mejorando y eso le dio la oportunidad de ir creciendo hasta tener su propio local. “Siempre tuve presente el consejo que me dio mi ex jefe, que un negocio se inicia como cuando los niños comienzan a caminar; primero gateas, luego caminas un poco, después trotas y por último corres”, asegura.

Le preguntamos cómo, con todo lo que ha vivido, logra el equilibrio entre ser empresaria y madre. Ella nos responde que “el papel de empresaria creo que lo he desarrollado muy bien, pero en el papel de mamá creo que si me faltó un poco de presencia; afortunadamente conté con el apoyo de una gran mujer, mi madre, para cubrir ese papell en mis horas de trabajo. Ahora que Dios me dio la oportunidad de ser abuela, siento que tengo que gozar y disfrutar esta etapa”.

Lidia llega a una Avenida privilegiada, tener un nombre propio y contar con personal que le apoya en el área de ventas, de producción y de instalación. Hoy, procura actualizarse en el ámbito de la decoración y diseño, así como tratar de hacer pequeños cambios o remodelaciones con cierta frecuencia para que su empresa esté a la par de la competencia.

Una de las ventajas que Avenida Interiores tiene con respecto a otros negocios del mismo ramo es que Lidia tiene más de 30 años de experiencia en el ámbito.

“Mis clientes me comentan que gracias a mi experiencia, trato y buen gusto salen confiados de mi tienda, pues saben que recibirán un buen trabajo y servicio”, platica. Para nuestra empresaria y mamá, la perseverancia y constancia tiene parte importante para poder cumplir lo que se desee, aunque otra de las cosas que hay que tomar en cuenta es el amor y entrega al trabajo.

En esta parte de la entrevista, la última, pedimos a Lidia que mande un mensaje a todas las mujeres que quieren emprender algún negocio y no se han atrevido por una u otra razón. “De verdad, sí se puede sobresalir en cualquier área donde nos encontremos y aunque tengamos miedos hay que vencerlos con mucho coraje, con mucha entrega y honestidad. De los errores siempre se aprende y los pretextos no existen”.

Por último quiso agradecer a todos sus clientes, arquitectos e interioristas por toda su confianza y buenos comentarios que tienen de ella. “Sin ellos no podría estar donde estoy ahora. También agradezco a todo mi equipo de trabajo que ha estado conmigo y que a base de esfuerzo hemos superado todos los momentos difíciles y han hecho la empresa ser lo que hoy es”.

Contacto:

Horarios: Lunes a Viernes de 9:00 am a 7:00 pm y Sábados de 10:00 am a 2:00 pm

Teléfonos: 9 381 305 y 9 381 306

Instagram: av_interiores Facebook: Avenida Interiores

1 / 5