Ingrid comenzó a conocer el mundo de la belleza en el año 2008, apenas terminó la preparatoria. Su formación empezó puesto que no sentía mucho apoyo en lo que iba a estudiar, que era algo relacionado con el arte y la pintura. Así, decidió entrar a una escuela de belleza aquí en Mérida, y de ahí se enamoró más de ese mundo.

Con el paso de los años, Ingrid tomó muchos cursos que impartían las líneas que ella usaba. Llegó a tomar seminarios, certificaciones y eventos de peluquería en Londres, París, Italia, Los Ángeles, Costa Rica, Perú y por supuesto CDMX y Monterrey.

Desde el 2011 lleva colaborando como educadora en una importante línea italiana. Eso le ha ayudado a hacer amigos entre colegas en la ciudad, país y otros continentes, y a tener otra visión de los demás, así como para conservar a sus clientas que llevan años junto a ella.

Su propio salón de belleza llegó de manera inesperada, gracias a su esposo. Ella empezó colaborando con un salón hasta que una amiga empezó a impulsarle para que sacase adelante sus talentos por sí misma. Nos comenta que la vida de emprendedor no es fácil, y si ha tenido retos muy grandes desde el mantener un negocio por un poco más de 10 años.

En el salón se ofrecen muchos servicios, desde efectos de color, cortes, tratamientos y extensiones, hasta manicure, pedicure, maquillajes y peinados. Ingrid señala que siempre trata de estar innovando dando cada vez mejores servicios y rodeándose de gente maravillosa que le apoye en casa y en el trabajo, ya que ésa es la pieza clave del éxito.

Nos compartió dos consejos para el cuidado de piel y cabello. El primero fue el secreto para estos cuidados: ser constantes y pacientes, y el segundo fue siempre acudir con profesionales y usar productos de calidad.

Sobre la competencia, nos explica que con disciplina, constancia y, sobretodo, mucho amor en lo que haces no hay por qué preocuparse por los demás.

Su equipo siempre está actualizándose con lo más nuevo en tendencias, siendo siempre constantes en sus cursos y teniendo productos de las mejores marcas de la más alta calidad. De igual manera, explica que el trabajo en equipo es importante, que apoyarse los unos a otros es algo que deja un cambio positivo en lo que hace. Sus dos valores más importantes son la humildad y la empatía.

Para el futuro tiene planeado posicionar más su marca, que sus colaboradores crezcan para que sea una evolución conjunta, y a siempre seguir preparándose para sus propósitos en este nuevo año. Nos comentó que la frase que define a su negocio es: si lo crees, lo creas.

Ingrid se siente feliz con la profesión que eligió, le ha dado oportunidades de conocer a gente valiosa y pasar muy buenos momentos inolvidables. Se siente muy contenta con su equipo de trabajo y su prioridad es que las clientas salgan contentas con el resultado y con la atención que su salón brinda.

Detalles de contacto:

Dirección: Calle 7 #596 x 28 y 30 Col. Maya Mérida

Teléfono: 2871182

Facebook: Salón Ingrid Rodríguez

Instagram: ingridrsalon

1 / 4