Jorge Lau es un actor de teatro musical que a base de esfuerzo, dedicación y talento se ha ganado cada uno de sus papeles; este 2018 lo inició con un cambio radical al despedirse de su personaje “Mufasa” en el musical del Rey León que cerró definitivamente su temporada el 14 de enero.

Su experiencia en “El Rey León” es algo que cataloga como “espectacular”. “No lo puedo definir de otra manera, creo que me ha hecho crecer muchísimo como profesional, cantante y actor. Estuve tres años en el musical y trabajar con Disney es otra cosa, pocas empresas te pueden dar ese trato, tienen una manera de dirigir y estar organizados increíble; creo que es muy enriquecedor trabajar en una producción tan grande, esto te da mucho más aprendizaje, te hace más responsable y te hace pensar qué es lo que quieres y hacia dónde vas en tu carrera, me ha modificado de muchas maneras”, explicó el actor en entrevista.

Cerrar de manera definitiva el ciclo con ese personaje, fue algo fuertísimo para Jorge. “Una experiencia muy difícil que pocas veces se da en el teatro musical, ninguno había durado tanto tiempo y como actor nunca atraviesas un proyecto tan largo, es prácticamente como si fuera vivir la prepa con tus amigos”.

“Siempre en cualquier obra de teatro puedes ir modificando a tu personaje y encontrándole cosas nuevas, pero en un proyecto de tres años en verdad te enamoras de tu personaje, lo haces tuyo, lo amas y se mimetizan”.

“Enfrentarte a un final de temporada es un impacto muy fuerte, es dejar parte de tu vida y aprendizaje ahí”, añadió el actor.

Su anterior personaje a “Mufasa” fue “Fiyero” en Wicked, por lo que tuvo el privilegio de brincar de una producción a otra, algo que difícilmente pasa con los actores de teatro musical. “También Ocesa tiene una logística impecable, tienen una manera de trabajar muy limpia, dinámica, firme y creo que esto me ha dado las bases para ir creciendo cada vez más y enfocar mi carrera hacia otro lugar”, agregó.

Y ahora, aprovechará ese tiempo “de descanso” en los escenarios, para priorizar su carrera como productor y director, con lo que tendrá dos proyectos próximos a estrenar. El más cercano es “Love & Believe”, un show al estilo cabaret que te hará sentir parte del espectáculo mientras disfrutas la cena y se estrenará en el teatro Moliere de la capital del país en marzo.

“Mucho tiempo estuve trabajando en Cancún haciendo shows de ese tipo y trabajando como director vocal; desde el 2012 me puse a escribir cosas e idear canciones pero hasta el 2016 empecé a definir bien el show; siento que la Ciudad de México necesita este tipo de espectáculos que son una experiencia para meter al público a un mundo diferente”.

Abundó que la experiencia se dará alrededor de una cena de autor y mientras los asistentes disfrutan la comida los personajes empiezan a interactuar con ellos. “No es un antro, no es una fiesta, no es teatro, son las tres juntas. Hay una teatralidad y el hilo conductor que es el amor en sus distintas etapas y después te puedes quedar ahí porque habrá un Dj con música, así cumples con tus objetivos del fin de semana, sales con tus amigos, ves un espectáculo increíble, cenas y te quedas de antro”.

“Es un show que me llevó dos años estructurar, me ha dejado sin voz en momentos, pero ahora se ve cristalizado. Ya tenemos el elenco y prácticamente todo, en febrero empezamos a ensayar y en marzo será el estreno”.

Su visita a Mérida fue por invitación de Ventura Cisneros para ver unos espectáculos en el teatro José Peón Contreras, ya que el año pasado “colocó” la primera piedra de una escuela de teatro y ahora volvió para ver sus avances.

Sobre su carrera explicó que inició como actor de teatro musical en el 2001 con “Jesucristo súper estrella” de Ocesa y después se empezó a preparar con distintos maestros y trabajó en obras como “Los miserables”, “Mamma Mia” y “Wicked”. Ha llevado su carrera musical a la par con una banda de rock llamada “Ele doble U” con la que tiene un disco en Spotify.

Jorge también confesó que la carrera de actor musical es muy cansada e incluso quedo afónico en varias ocasiones por no descansar correctamente ya que aprovecha los días sin función para dedicarle tiempo a su nuevo proyecto.

“Estos últimos siete años he tenido la gran satisfacción de saber a dónde me dirijo, hablando más personalmente no me han regalado nada, todas las veces para todos los papeles he audicionado y me he ganado el papel. Fue muy complicado estar tocando puertas y recibir muchos no, y llegar hoy por hoy a cerrar una temporada de tres años en la mejor obra del mundo y con un personaje que viene desde 1994 con la película. Es un personaje entrañable, de sabiduría espectacular y que me ha dejado la satisfacción de poder compartirlo al mundo y lo veo cada vez que leo los mensajes que me mandan, esa huella que he querido marcar y lo que me ha dejado el teatro musical”, confesó.

“Sabía que había algo en mi vida fuerte, que tenía la capacidad de algo grande pero no sabía qué era, ni para dónde ir y hoy estoy satisfecho, orgulloso de lo que he logrado sin un reality show, sin llamadas de nadie, solito, trabajando, con mi talento, sonriendo y encontrando el camino, esa es la satisfacción más grande que tengo en la vida”.

“Es algo que sí cualquiera puede hacer pero es importante no luchar con los sueños porque entonces es una lucha constante, fluye con tus sueños y va a llegar el día en el que te vas a ver en algún momento, en algún lugar en donde querías estar y va a ser realidad”.

1 / 6