¿Recuerdas la caricatura de Winnie The Pooh? Ahora podrás conocer la historia de su creador en una biopic dirigida por Simon Curtis.

“Hasta pronto Christopher Robin” se estrena mañana a nivel nacional y muestra la historia del reconocido autor A.A. Milne, quien inspirado en su hijo Christopher Robin y sus juguetes, crea el mundo del tierno osito y sus amigos.

Aunque los cuentos fueron un éxito a nivel internacional, poco se sabe acerca de la manera en la que fueron escritos, ya que A. A. Milne se encontraba regresando de la guerra cuando decide mudarse al campo y disfrutar el crecimiento de su hijo. Durante esos días que pasan juntos se le ocurre ir escribiendo cuentos de un mundo mágico en el que narra el día a día de su hijo y sus juguetes; la primera publicación se realiza en 1926 y consiguen un éxito casi inmediato pues Inglaterra recobra su esperanza a través de los encantadores cuentos donde se resalta la inocencia.

Sin embargo, la abrupta manera en la que la fama y riqueza llega a la familia Milne no es nada fácil de lidiar, convirtiéndose en un drama de adultos alrededor de los cuentos para niños. Los guionistas del filme le dan un giro distinto a la historia mostrando cómo el éxito no siempre es algo positivo, sino que al llegar en un momento inesperado se puede convertir en un problema y hacer la vida más complicada, sobre todo si todos los reflectores se voltean hacia un niño.

El filme está protagonizado por Domhall Gleeson quien recientemente rodó “Star wars: the last Jedi”, Margot Robbie, Kelly McDonald y el niño Will Tilston quien hace su debut en la pantalla grande.

El escritor Simon Vaughan se acercó a los productores para mostrarles uno de los primeros tratamientos del guión y así convencerlos de que aunque todo el mundo conoce los cuentos de Winnie The Pooh, muy pocos sabían la historia que hay detrás.

En la vida real, el escritor A.A. Milne había sido parte de la guerra y su escape a ese estrés post-traumático fue precisamente escribir esos cuentos de un mundo mágico a través de la visión de su pequeño hijo. Aunque se concentra mucho en esa relación de padre e hijo, también ofrece muchos detalles acerca de una difícil época para Inglaterra.

Para el rodaje se utilizaron exclusivamente locaciones de Inglaterra y algunas fueron las que realmente recurría A.A. Milne y su hijo como el Puente de Pooh, el bosque Ashdown ubicado al sur de Londres, la casa parroquial rural Knebworth, el teatro Savoy y el zoológico; también rodaron algunas escenas en el gran parque de Windsor. El hogar de la familia Milne se recreó en Norney Grange, Surrey aprovechando una casa construida en 1987 y montando un set exterior para simular la ciudad.

El cineasta Simon Curtis fue el mismo que eligió a Daniel Radcliffe en un casting cuando apenas tenía 10 años, un caso igual al de Will Tilston quien acudió a su primera audición y obtuvo el papel principal para la cinta. Su aspecto parecido con el personaje de la caricatura, la facilidad para cambiar su voz por una muy tierna y su gran capacidad para conectar con el personaje fueron los puntos claves para que se quedara con el papel ante la competencia de miles de niños.

“Es generoso y amable. Es una persona muy joven, pero tiene una buena perspectiva de la vida y es bueno con la gente. Will es una mezcla increíble de cosas y disfruté mucho trabajar con él. Lo traté de la misma manera en como lo haría con cualquier actor”, declaró el actor Domhall Gleeson acerca de su experiencia al trabajar con Will.

1 / 4