Alejandro Komori es un chef especializado en cocina japonesa tradicional y artista plástico que se encargó de crear la carta para Zabuki, una nueva opción en Mérida donde se ofrecerá lo más tradicional de la cocina japonesa en una fusión con lo mexicano.

Platicamos con el chef para que nos cuente un poco más del nuevo restaurante y su amor por la cocina. Desde chico, se sintió atraído por la gastronomía gracias a su madre a quien califica como una “cocinera apasionada” y al tener un padre japonés, ese estilo de comida fue algo que siempre tenía a la mesa. “A partir de los 16 años tuvimos un restaurante japonés y me di cuenta de que era lo mío”, platica Alejandro Komori.

Ser el encargado de crear el menú de Zabuki fue una gran oportunidad para el chef, quien estaba en búsqueda de compartir lo que hace. “Para mí es un placer poder estar en mi país, después de mucho tiempo de no vivir en México. Me siento muy honrado de ofrecer una propuesta que no existía en Mérida al fusionar la cocina tradicional de Japón”, agrega.

La esencia del restaurante es precisamente volver a las bases, recrear y usar la imaginación para las fusiones. El platillo principal será el ramen, uno de los más populares platillos japoneses, aunque también ofrecerán una gama selecta y gourmet de sushi, sashimi y maki. “El ramen es un caldo de larga cocción con tallarines que puede tener diferentes bases como puerco, pollo o vegetales; es un plato delicioso que se conoce de toda la vida, único, muy completo y súper saludable”, explica.

“No hay error ni misterio, al tener buenos ingredientes y un buen tiempo de cocción vamos a tener un buen plato”, revela sobre su manera de cocinar.

En cuanto al sushi, se encargarán de “fusionar sabores orientales, mexicanos y europeos conservando los ingredientes tradicionales, pero con un toque gourmet, el sabor puro del pescado y algunas salsas con notas picantes que nos traen a la tierra”.

“Aquí en Yucatán no hay esta oferta, se conoce mucho el sushi y hay mucha demanda pero son opciones distorsionadas, muy comercializadas y sin una base”, enfatiza el chef.

Acerca de las bebidas, Komori explicó que la pareja ideal para los platillos es el vino de arroz conocido como sake, aunque los comensales también podrán optar por un vino o la variedad de bebidas preparadas con frutas tropicales que combinan a la perfección con la cocina japonesa.

Su profesión de artista, ha influido notablemente al lograr un equilibrio de composición y colores para darle una increíble vista a los platillos con sabores únicos. “Siempre organizo mis presentaciones artísticas con cenas que yo preparo. Tengo la suerte de poder combinar las dos profesiones y disfrutar la fusión justa entre la pintura y cocina desde un lado personal”, agrega. A los interesados en ser chefs, les aconseja que “lo piensen dos veces, es una profesión muy dura en la que estás en una cocina de cuatro paredes y condiciones extremas por la temperatura y el estrés, pero si es lo tuyo y tienes pasión, te entregas profundo y no hay nada más que disfrutarlo”. Para Alejandro Komori, la cocina mexicana se caracteriza por su riqueza y variedad de ingredientes. “Un punto en común es que en México el maíz y frijol es la base como de 1,000 platillos y cada uno sabe diferente; en Japón tenemos la soya, el arroz y el sake y con eso creamos una infinidad de platos con variantes que te permiten un menú inmenso. Todo se trata de jugar con lo que te ofrece la tierra, logrando maravillas tan sólo con tres ingredientes”, finaliza.

1 / 5