La península de Yucatán es de los lugares más bellos de la República Mexicana, llena de variedad en todos los sentidos y por doquier; reservas naturales, ciudades costeras, pueblos llenos de historia y tradiciones, y sitios arqueológicos son algunos de los numerosos ejemplos de enclaves de ensueño que podemos encontrar aquí.

Es simplemente el sitio idóneo para relajarte, vivir aventuras extremas y deslumbrarte con la belleza natural que tienen para ofrecer algunos lugares y paisajes de la región. El mejor ejemplo de esto son los cenotes; por eso, te mostraremos tres que te harán querer visitarlos y sumergirte en sus aguas cristalinas.

Pixyah es una localidad en el municipio de Tecoh, un pueblo que circunda una gran hacienda henequenera, cuyo principal atractivo turístico son los cenotes Noh-Mozón, Nayah y Suhem. Pero, ¿cómo podemos llegar? Desde la Zona Arqueológica de Mayapán hay que encaminarse hacia la carretera 184 de vuelta a Mérida. A aproximadamente 2 kilómetros, a la derecha, está la salida a Telchaquillo. Hay que dirigirse sobre esa calle y, como a 7 kilómetros se hallará Pixyah. Una vez estando ahí, te será sencillo encontrar un guía hacia los cenotes. Él te lleva y se asegura de que pagues la cuota de entrada, además de esperarte para seguir orientándote.

Lo sorprendente de los cenotes es que cada uno tiene sus características particulares y la experiencia de adentrarte en ellos es totalmente única y diferente: Noh-Mozón es uno de tipo abierto con 9 metros de caída libre al que puedes acceder gracias a una escalera de madera. Posee una profundidad máxima de 45 metros; Nayah, para los más valientes, ofrece la oportunidad de realizar un salto en caída libre de alrededor de 10 metros de altura; el cenote es de tipo semi abierto y totalmente rodeado por naturaleza, en su interior puedes hallar cuevas y cavernas para bucear en ellas; y Suhen, al que llegas después de descender 15 metros en una escalera vertical de acero; cuenta con iluminación artificial y su profundidad en su parte más baja es de 4 metros, aproximadamente, mientras que en su parte más profunda puede llegar a los 13 metros.

Los cenotes abren desde temprano y cierran alrededor de las 5:00 p.m. El área, a la que accedes pagando $30 pesos, ofrece estacionamiento, espacio para acampar y baños gratuitos. No esperes más y aventúrate a conocer estas maravillas subterráneas, solo no olvides llevar agua, snacks y repelente de insectos ecológico.

1 / 5