A un año de tomar posesión como alcalde de Mérida, Renán Barrera Concha platica sobre cuáles son los retos cumplidos y satisfacciones en estos primeros 12 meses de su gobierno. De igual manera, relata compromisos e inquietudes personales que vendrán para seguir pintando un mejor futuro para la ciudad.

Con voz decidida, pausada, dándose un tiempo para meditar y respondiendo de una manera asertiva, Renán Barrera Concha relata lo que significa el actual trienio de su alcaldía en comparación con el primero. “Hoy me siento mucho más maduro y mejor preparado que la primera vez que fui alcalde; además, ahora soy padre y eso te da una visión diferente de las cosas”, relata.

Renán es esposo de Diana Castillo Laviada y padre de Renán y Daniela. “Mi esposa e hijos son el motor que necesito para funcionar al cien. Para lograr un equilibrio entre la responsabilidad de ser alcalde, padre y esposo, mis hijos y Diana me acompañan en todos los eventos posibles”, cuenta el alcalde al ser cuestionado sobre cómo equilibra su trabajo como padre de familia y servidor público de Mérida.

“Si estuviera en mis manos cambiar algo de la ciudad ya, sería aumentar las áreas verdes y arboladas; en eso estamos trabajando”, comenta al respecto de su deseo individual en cuanto a un cambio súbito en la capital de Yucatán. Este punto se ha ido logrando gracias al íntegro apoyo de la ciudadanía, al superar la meta de árboles plantados durante una cruzada. “Con ello se ha cumplido la promesa de campaña de hacer de Mérida una ciudad sustentable y amigable con el medio ambiente”. En dicho punto se abarca la promesa de ofrecer una mejor infraestructura urbana, “porque esto contribuye al desarrollo económico y a elevar la calidad de vida.

“En general, la obra pública ha sido petición constante de los meridanos desde mi campaña y hasta ahora, así que encaminamos hacia eso buena parte de nuestra labor, sin descuidar por supuesto los temas de apoyos económicos, de vivienda y a la salud, al igual que seguridad”, subraya. El primer edil recalca que este último punto es neurálgico, y refrenda su compromiso sobre el mismo. “Vamos contribuir a mantener esas condiciones de paz y tranquilidad que nos distinguen a nivel nacional y mundial”.

Respecto al ruido y el reordenamiento del ambulantaje, el alcalde afirma que son temas con los que ha tenido que trabajar con especial cuidado. “Tienen muchas aristas y son sensibles, nuestro deber ha sido conciliar, buscar las mejores oportunidades para todos. Vamos por buen camino”, declara optimista.

Para el año de gestión que comienza, planea seguir bajo la misma línea. “Los servicios y obra pública, como construcción de calles, también seguirán entre los temas primordiales, lo mismo que los de cultura, seguridad y empoderamiento de la mujer. También estaremos muy pendientes de lograr acuerdos y aterrizar proyectos para el transporte público. Sobra decir que nuestros programas de apoyos, créditos, vivienda, becas, infraestructura escolar, proyectos productivos, continuarán con fuerza y mejoraremos lo que haya que mejorar”, finaliza.

1 / 5