José María Gallareta Bibiloni es un cirujano plástico que dedicó 13 años de su vida a estudiar y practicar hasta profesionalizarse y conseguir la subespecialidad en cirugía plástica, una labor muy cansada pero que le encanta realizar y lo llena de satisfacciones.
Platicamos con el doctor y nos contó que la carrera de medicina y la especialidad en cirugía general las realizó en Mérida, mientras que los tres años de subespecialidad los hizo en el hospital Magdalena de las Salinas en la capital del país, una clínica de concentración de trauma en la que se realiza mucha cirugía reconstructiva.
“Hace dos años terminé de estudiar y llevo dos años trabajando en Mérida con muy buenos resultados, hay bastante trabajo y me gusta mucho lo que hago”, explicó durante una charla en su consultorio.
Aunque es el único en su familia que se dedica a la medicina, desde que terminó la prepa sabía que tenía que dedicarse a ese campo. “Me llamaba mucho la atención cómo era el cuerpo humano, cómo funciona y cómo modificarlo. Desde que entré a medicina fui con la idea de ser cirujano”, agregó.
“Como estudiante no sabes nada, cuando entras a un quirófano por primera vez todo es desconocido y te sientes nervioso, eso te va motivando a aprender más. Después como residente entras con todas las ganas de querer hacerlo tú y más que un nervio es una experiencia muy bonita”, explica sobre sus primeras experiencias en un quirófano.
Aunque es una carrera muy larga, José María asegura que nunca pensó en renunciar. “Muchas veces te sientes cansado y es difícil pero sólo te enfocas en el futuro y en lo que quieres llegar. Hay etapas al inicio en donde llevas una carga de trabajo muy grande, un estrés impresionante y noches seguidas de no dormir nada pero al final vale la pena”.
Su labor hace que raras veces tenga tiempos libres, los cuales aprovecha para hacer ejercicio, ir al gimnasio, salir a pasear con la familia y probar restaurantes nuevos. “Siempre me ha gustado verme bien, cuidarme y tener buena salud”, reitera. Durante las mañanas y las tardes se concentra en sus consultas calendarizadas y trata de programar las cirugías siempre por las mañanas, nunca en sábados o domingos. “En el caso de las urgencias no tienen hora, ayer estaba a las 12 de la noche con un paciente”.
Aunque lo que más le gusta es la cirugía estética, explica que también disfruta de los trabajos más complicados como en el caso del trauma craneofacial que califica como todo un reto debido a la gravedad de las múltiples fracturas faciales.
“Soy un poco obsesivo compulsivo y trato de ser muy detallista en lo que hago; no me importa si ya tarde mucho, yo termino mi cirugía hasta que estoy contento con el resultado”, agregó.
Las más solicitadas en su consultorio en cuanto a estética son el aumento de implantes mamarios, liposucción (para hombres y mujeres), bichectomia, rinoplastia, lipoescultura y “brazilian butt lift”. “La mayoría de las cirugías no son necesarias por una cuestión de salud, sino la gente decide hacerlas para verse mejor; es totalmente recomendable y es una muy buena opción para cuidar el autoestima… es algo que te puede cambiar la vida”, explica.
Como consejo para las personas interesadas en una cirugía el doctor Gallareta enfatiza en que estén seguros de lo que quieren hacer, que lo hagan por ellos mismos y sobre todo verifiquen que el cirujano plástico con el que acudan tenga las certificaciones adecuadas para trabajar tales como del Consejo Mexicano de Cirugía Plástica y la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica.
“Yo siempre le recomiendo a los pacientes, opérate si no estás conforme con alguna parte de tu cuerpo o quieres mejorar alguna parte; si te gustas tal y como eres pues no te operes, no te hagas nada”, enfatiza.
En su consultorio trata de impregnar un ambiente confortable para el paciente y romper con la frialdad al no contar con un escritorio y platicar cómodamente con ellos para informarles todo acerca de la cirugía en la que están interesados. “Les explico cómo se hace, dónde se hace, cuánto tarda, qué posibles complicaciones tiene, qué resultados esperar, el tiempo de recuperación; les digo absolutamente todo porque no me gusta dejar a los pacientes con ninguna duda, es importante que se vayan con toda la información clara y precisa”.
Ver lo contento que quedan los pacientes luego de la cirugía y recibir mensajes de agradecimiento por el gran resultado es la mayor satisfacción que vive. “Mi trabajo es valorado y muy apreciado por la gente”, finaliza.
Dirección: Calle 15 No. 501 entre 18 y 22 Fracc. Altabrisa. Edificio Cénit, piso 10, consultorio 1012
Horario: 9:00 a 14:00 horas, 14:00 a 19:00 horas
Teléfono: 429 16 86. Celular: 9992 33 62 44
Facebook: Dr. José María Gallareta Babiloni Oficial
Instagram: @cirugiaplastica_drgallareta
1 / 4