Al visitar Oaxaca puedes estar seguro que durante tu estadía disfrutarás de aromas envolventes, tradicionales sabores y paisajes increíbles. Si decides aventurarte en un “roadtrip” por este destino, te ofrecemos una guía sobre las experiencias que no te puedes perder.

Ya sea que rentes auto o decidas viajar en vehículo propio, definitivamente tienes que partir del centro de Oaxaca de Juárez, la capital del estado, Patrimonio de la Humanidad según la UNESCO. Hay múltiples estacionamientos cerca, pero verifica el horario, pues la mayoría cierra a las 10 de la noche.

Una vez ahí empieza desde el Templo de Santo Domingo que te maravillará con su interior de esculturas y medallones con personajes bíblicos, con herrería y relieves chapeados de oro. Posteriormente, parte por el Andador Manuel Alcalá y tómate tu tiempo para visitar las múltiples galerías y centros de arte que hay ahí. Siguiendo todo ese camino, llegarás a la Catedral Nuestra Señora de Asunción y al Zócalo.

Al día siguiente trasládate a Monte Albán. Abierto desde las 8 a.m. para llegar toma el camino a San Pedro Ixtlahuaca, en donde podrás ver el señalamiento que indica el nuevo camino pavimentado “Dr. Ignacio Bernal”, el cual sube directamente a la zona arqueológica. Pon atención, pues de irte por la “carretera vieja” pasarás momentos de terror en un camino angosto lleno de curvas. Aquí encontrarás la herencia zapoteca en su máxima expresión, sitio que sobresale por su enorme importancia como eje económico, político y religioso.

Una vez que termines con la caminata extrema, visita San Antonio Arrazola, población en la que conocerás todo sobre el tallado de madera, piezas a las que se le conoce mejor como alebrijes. Luego de comprar un souvenir al que seguro no te podrás resistir, continúa el “roadtrip” en una Fábrica de Mezcal en lo que se conoce como “Caminos del Mezcal”. Aunque te saldrás de la ruta de ese día, vale la pena, pues ahí te ofrecen visitas guiadas para conocer el proceso de preparación de esta tradicional bebida y por qué no, hasta una degustación.

Durante el tercer día de visita tienes que conocer Santa María del Tule, población conocida por albergar un majestuoso árbol de ahuehuete, que es el árbol más grande de Latinoamérica y que ha sido reconocido por la SEMARNAT como “El Árbol más Notable del Estado de Oaxaca”. En el mismo camino también encontrarás la zona arqueológica de Mitla, que aunque es relativamente pequeña, tiene hermosas fachadas y muros decorados con roca caliza que conforma unas grecas.

Como tip este recorrido deberías hacerlo en tour, ya que la carretera hacia el lugar principal del día es bastante peligrosa si no se tiene experiencia al volante, pues no está pavimentada y está llena de cerros y curvas, además de que es muy angosta. Se trata de Hierve el Agua, unas cascadas petrificadas que forman un balneario natural. Este es el lugar donde debes tomar todas las fotos que quieras y contemplar el increíble paisaje montañoso.

Para el final de tu viaje a Oaxaca la mejor opción es pasar el día entre mercados. Visita el Mercado Benito Juárez, el 20 de Noviembre y el Mercado de Artesanías. Son los mejores sitios para comprar recuerdos y souvenirs, pues se ofrece una gran variedad. Si te queda tiempo, puedes acudir al Jardín Etnobotánico, donde podrás conocer un poco de la historia de Oaxaca por medio de las plantas. Las visitas son de lunes a sábado a las 10:00, 12:00 y 17:00 horas.

SUGERENCIAS DE SABORES

  • Tienes que probar las tlayudas en el mercado 20 de noviembre.
  • El mole negro en múltiples platillos siempre se disfruta.
  • El helado de crema de mezcal en la nevería Manolo es imperdible.
  • ¡Chapulines y gusano de maguey! Aunque no a todos les encanta la idea de comer bichos, no te puedes quedar sin esta experiencia. Ambos son fáciles de conseguir en los mercados.
1 / 6